Como lo sabemos la delegación de la decisión del rumbe que tradicionalmente ejercían los dueños a los administradores se origina desde las empresas modernas. En el Reino Unido, en el año 1992, se publica el informe” Cadbury”, considerado como el referente del tema de gobierno corporativo y de la buenas practicas.

Es muy importante contar con prácticas que tomen en cuenta a sus stakeholders, en especial ocuparse de temas socialmente sensibles como son los aspectos ambientales, laborales y de derechos humanos que permitan estimular la eficacia y la competitividad para dar confianza a la sociedad.

En la actualidad las sociedades requieren contratar administradores, supervisores y directivos para que asuman las funciones esenciales en la conducción del negocio, pero para esto, requieren características específicas para desempeñar sus cargos, a parte de la técnica adecuada, la consciencia del cumplimiento íntegro y ético en cada parte de la entidad.

La responsabilidad de asegurar la correcta ejecución de las operaciones recae en la Dirección General y en sus ejecutivos, y en conjunto con el Consejo de Administración quien determina el rumbo y desarrollo de la sociedad, son los elementos que tiene la responsabilidad con cada uno de las personas con la que se relaciona la entidad, sean internos o externos.

Este proceso de planeación debe estar conducido por los altos ejecutivos y dar origen al establecimiento de los objetivos para la organización, lo que implica el desarrollo de actividades ejecutadas por los empleados que conforman la organización y a los que se les ha asignado las distintas funciones a realizar, con diferentes niveles de responsabilidad de hacerlo con una cultura del cumplimiento de valores (accountability), para así se pueda alcanzar la creación de valor para la empresa y la sociedad en general.

Es cierto, es importante la rentabilidad de un negocio, pero más lo es también su permanencia y el incremento de su valor en el mercado, lo que podemos conocer como su reputación corporativa. De aquí surge una gran labor, planificar para reducir los riesgos a partir de la eficacia de cada una de sus decisiones, las que deben ser sustentadas con una visión estratégica, objetividad, gestión y resultados, todo lo anterior con base en las políticas y valores de la organización, con la firma convicción de cumplir con sus valores éticos y dar cabal cumplimiento a las leyes y demás regulaciones; siempre dando respeto a cada a los derechos de cada grupo o individuo con el que se interactúa, directa o indirectamente.

Por lograr esa alta aspiración, es necesario el establecimiento de programas para llevar a acabo siempre y de manera continua una evaluación objetiva, a partir de la cual sea posible definir esquemas de remuneraciones y compensaciones, de manera que su retribución sea acorde a su nivel de responsabilidad hacia los diferentes stakeholders.

El principal responsable de que la empresa logre los objetivos establecidos, a partir de la planeación estratégica, es sin lugar a dudas la alta dirección, conformada por los directivos y altos ejecutivos de una organización. Desde la atención de las necesidades de los consumidores y su completa satisfacción, de la relación permanente y de confianza con proveedores y empleados, de crear un rendimiento económico para la empresa y lograr un crecimiento financiero; hasta el respecto a los valores de la sociedad donde se desarrolla la entidad así como del medio ambiente, en general.

Lo anterior involucra un proceso, mismo que requiere evaluarse en aspectos relacionados con la gestión, el nivel de identificación con el puesto y con toda la organización, el interés demostrado en la ejecución del mandato de los accionistas, el apego con la misión y el logro de los objetivos planteados. Así, el encargado de su evaluación, en primera instancia, recae en el gobierno corporativo, en el cual se establecen los criterios de desempeño y al relacionarlos la efectividad respecto al propósito definido y acordado, sea posible garantizar su cumplimiento. Por lo tanto, será responsabilidad del Consejo de Administración, quien debe ejercer la vigilancia periódica, consistente y formal sobre la marcha del negocio y el comportamiento del Director General y de los altos ejecutivos.

Estos criterios corresponden a un proceso sistemático y proactivo que permita recoger, comprobar y compartir información sobre las personas, en el desempeño de su trabajo, con la finalidad de comprobar la eficiencia de sus directrices y prácticas orientadas a la consecución de los objetivos y desarrollo de las estrategias definidas para la empresa.

El Comité de Evaluación y Compensación es quien considera, las propuestas de la Dirección General para que el Consejero de Administración tome las decisiones correspondientes. Se recomienda que sea revelado en el informe anual de manera transparente para incrementarla confianza en la entidad. La evaluación del desempeño deberá incluir, entre algunos aspectos:

–          Los procesos en la gestión.

–          La respuesta a las implicaciones del puesto.

–          Atención a su área gestión.

–          El impacto de los resultados y su ejecución.

–          El manejo de las relaciones personales, profesionales, políticas, de negocios, tanto internas como externas, que contribuyan al beneficio de la empresa.

Entre las funciones contenidas en el Código de Principios y Mejores Prácticas Corporativas (CPMPC), de éste órgano intermedio hacia el mismo Consejero de Administración son las siguientes:

–          Sugerir los criterios para designar o remover al Director General y a los funcionarios de alto nivel.

–          Proponer los criterios para la evaluación y compensación del Director General y de los funcionarios de alto nivel.

–          Recomendar los criterios para determinar los pagos por separación del Director General y los funcionarios de alto nivel.

–          Asegurar que el talento y la estructura de la organización estén alineados al plan estratégico aprobado.

–          Recomendar los criterios para definir el perfil, así como la contratación, evaluación del desempeño y compensación de los consejeros.

–          Analizar la propuesta realizada por el Director General acerca de la estructura y criterios para la compensación del personal.

–          Analizar y presentar para su aprobación, el Código de Ética, así como el sistema de información de hechos indebidos y la protección a los informantes.

–          Asegurar el adecuado funcionamiento del sistema de información de hechos indebidos y de la protección de los informantes.

–          Proponer el sistema formal de sucesión del Director General y los funcionarios de alto nivel, así como verificar su cumplimiento.

El sistema de compensaciones de los directivos y altos ejecutivos de la entidad requiere ser revisado de acuerdo a las funciones a desempeñar, por el alto grado de responsabilidad que asumen, así como por las facultades que adquieren. Esto de manera similar es parte de la recomendación de la “Mejor Práctica 43” del CPMPC.

La “Securities and Exchange Commission” (SEC) de los Estados Unidos, dentro de la “Proxy Access Act” (Sección 13 F), contempla que serán los consejeros independientes quienes participen en la aprobación del paquete de compensaciones, además se deben revelar, las disposiciones y los montos de pago, revelando cómo se realizó la votación, respecto a la definición de estos criterios.

En conclusión, este Comité de Evaluación Compensación buscar vigilar que los resultados generados sean presentados bajo los conceptos de Rendición de Cuentas y Transparencia, con la finalidad de asegurar la confianza de los inversionistas y de los grupos de interés, así como su permanencia. Además, debe mesurar que la responsabilidades de los directivos y altos funcionarios sean compensados de manera adecuada. Es una labor fundamental, pues se requiere trabajar más en aspectos de evaluación y compensaciones de altos funcionarios, de manera que pueda definirse la política para el otorgamiento de cualquier compensación, por la responsabilidad asumida durante el desempeño de sus cargos y su contribución a los resultados de la organización.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here