Arturo Accio Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública, Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho por la Universidad de Guadalajara; actualmente, es socio de la firma de consultoría “ASMX Group”.

La materia tributaria representa una eficaz herramienta para el logro de actividades en el desarrollo de una sociedad, como el cuidado ecológico, el fomento de las tareas de investigación e innovación tecnológica. Partiendo de la idea de que el derecho fiscal no solo se constriñe a la captación de ingresos, necesarios para hacer frente a los gastos públicos, sino que se extienden más allá, a las actividades extrafiscales, donde el impuesto se trasforma de un instrumento recaudador a un rector de política económica, social o cultural. Esto puede ser mediante estímulos o subsidios, figuras distintas en el gastos público pero el efecto es el mismo en los ciudadanos, se trata de una ayuda económica de acuerdo al logro de las metas impuestas en la ley, esto es inversión estatal, resulta consustancial para el mejoramiento y desarrollo de la sociedad en su conjunto en cada uno de sus integrantes. Para poder establecer una política de un impuesto con fines extrafiscales, se debe ser claro y objetivo el Estado, no debe esconder la recaudación en este argumento, tiene que ser lisa y llanamente el fortalecimiento social que no se refiera a economía, esto es, clarificar el contenido de los beneficios tributarios para alentar el desempeño de las actividades o la inhibición de otras, por ejemplo, la investigación para las primeras, o la emisión de contaminantes para las segundas.

La Constitución tiene objetivos difíciles de llevar a la práctica para cumplir cabalmente con su encomienda, el bienestar social. La carencia de recursos económicos es el principal motivo. Sin embargo la intención de los particulares en participar es otro aspecto. Los más destacables serían los siguientes:

  • Promocionar el empleo
  • Mejorar los índices de desarrollo
  • Fomentar el deporte, consolidar la unidad familiar
  • Facilitar el estudio hasta el nivel medio superior
  • Mejorar los índices culturales, y
  • Desarrollar los aspectos de investigación y tecnología.

Tenemos muchos ejemplos a nivel mundial, tan variados como son las necesidades de las diferentes sociedades existentes en el orbe, en Noruega, ha implementado la estrategia de establecer una tasa elevada para un impuesto sobre los vehículos y combustible fósiles, no con la finalidad de recaudar sino inhibir el uso de vehículos de combustión interna, para conseguir la búsqueda del desarrollo de otras alternativas de movilidad privada o colectiva, y que sus ciudadanos también se involucren. Además, se establece que los fondos recaudados por este impuesto están destinados específicamente a financiar el desarrollo de nuevas tecnologías que sean más amigables con el medio ambiente.

El aspecto económico, a nivel micro como macro, es un factor en el ser humano para la toma de decisiones, con altas tasas de impuestos es posible cambiar el comportamiento de una población, de manera tal, como en el ejemplo antes citado, los ciudadanos noruegos compren menos autos y se use el sistema de transporte público, la bicicleta o caminen. En nuestro país, como se degeneran por el los poderes de la unión este tipo de figura tan loables, como lo han hecho con el fin común, que es y seguirá siendo la justificación para sentencias judicial tan absurdas, pero esto es otro tema, la extrafiscalidad tiene una historia reciente sobre su abuso como figura de estímulo para disfrazar atrocidades, esta fue en su momento con el Impuesto Empresarial de Tasa Única, o IETU, desde su iniciativa en el mes de abril de 2007, el entonces Secretario de Hacienda y Crédito Público, Agustín Cartens Cartens, exponía que era un impuesto con fines extrafiscales, razonando que tiene por objeto la justa distribución de la riqueza, la obtención de ingresos al estados y buscar otros ingresos adicionales para no depender del petróleo, bueno, ¿Qué acaso esas razones no son las mismas que cualquier otro impuesto tiene que cumplir?, justamente a través de los gastos públicos que se cubren con los impuestos (energía eléctrica, agua potable, salud, educación, seguridad, etcétera), es como se distribuye de alguna manera la riqueza entre toda la población del país. Entonces, esta finalidad de distribuir la riqueza, más que manejarlo como extrafiscal, como nos lo quieren hacer ver desde entonces- en realidad es parte intrínseca de cualquier impuesto y su eficiencia está en función a los montos de recaudación que se obtengan. Mientras que los verdaderos fines de la extrafiscalidad van más allá, de hecho buscan un objetivo de interés social, entre menos impuesto de esta naturaleza recauden más efectivo fue su logro.

Entonces, nuestras autoridades no deben abusar de esta figura, de ser empleada justamente como en algunos casos lo hacen como instrumentos de desarrollo nacional, no debe jugar en la base de recaudación, recordemos que entre menos se recaude un impuesto extrafiscal más cerca está de haber cumplido sus objetivos. Actualmente, por ejemplo tenemos en la Ley del Impuesto sobre la Renta un régimen de beneficio para el fomento de las actividades de investigación.

Print Friendly

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here