Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; Diplomado en Estudios Avanzados
en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

La parte medular para poder discernir cuando estamos antes el “aprovechamiento en el extranjero”, de conformidad con la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA); de esta manera podemos formar una interpretación que aporte a proveer certeza jurídica al respecto, aunque sea una personal.

El artículo 2-A de la LIVA señala que se calculará a la tasa del 0%, cuando se realice la exportación de bienes o servicios en los términos del artículo 29, el cual contempla en su primer párrafo cuando los residentes en el país la aplicaran al expórtalos. Continuando, el párrafo segundo de su fracción IV establece que, para los efectos de la Ley, se considera “exportación de bienes o servicios”, al aprovechamiento en el extranjero de servicios prestados por residentes en el país, además, agrego que, el último párrafo del mismo artículo, considera que lo enunciado en el primer párrafo aplicará a los residentes en el país que presten servicios personales independientes que sean aprovechados en su totalidad en el extranjero por residentes en el extranjero sin establecimiento en el país.

Por lo tanto, se desprenden dos elementos que definen cuándo los servicios personales independientes son exportados; el primero es subjetivo, es cuando sean prestados por residentes en el país y, el segundo es también objetivo y subjetivo a la vez, esto es, que quien los aprovecha  el extranjero y sea extranjero.

La LIVA no define lo que es “aprovechamiento”, por lo que se debe recurrir a los artículos 58 y 61 de su Reglamento del Impuesto al Valor Agregado (RIVA), dónde se describen las características de la prestación de servicio para poder determinar que fue aprovechado en el extranjero.

Así, el artículo 61 del RIVA señala lo que para los efectos del artículo 29, último párrafo de la LIVA, se considera que los servicios personales independientes prestados por residentes en el país, son aprovechados en el extranjero por un residente en el extranjero sin establecimiento en el país, cuando sean contratados y pagados por ese extranjero y se cumplan con los requisitos previstos en el segundo párrafo del artículo 58 del RIVA. Entonces, el segundo párrafo del artículo 58, precisa que se entiende, entre otros supuestos, que se aprovechan en el extranjero cuando sean contratados y pagados por un residente en el extranjero sin establecimiento en el país, siempre que se paguen mediante cheque nominativo o transferencia de fondos a las cuentas del prestador del servicio y el pago provenga de cuentas de instituciones financieras ubicadas en el extranjero.

Por lo tanto, de los dos preceptos anteriores, se desprende que hay “aprovechamiento” en el extranjero, de los servicios profesionales independientes: (i) Los servicios son contratados por un residente en el extranjero; (ii) Sea son pagados por el residente en el extranjero mediante cheque nominativo o transferencia de fondos a la cuenta del prestador del servicio; y (iii) 5. El pago provenga de instituciones financieras ubicadas en el extranjero. Es recomendable tener los elementos materiales y documentales para demostrar que se trata de la prestación de un servicio de exportación gravado a la tasa del 0% del IVA.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here