Ramón Galaviz García
Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Comercial y de la Empresa por la Universidad Panamericana con especialidad en Obligaciones y Contratos, Societario, Gobierno Corporativo y Empresa Familiar, Infraestructura y Contract Management, Criptoactivos y Blockchain. Actualmente cursando el Diplomado en Derecho Energético por la UNAM. Socio Director de la firma DEGALCORP. Miembro Activo del Grupo Consejero Empresarial.

Desde la publicación de la Resolución Miscelánea Fiscal 2020 (RMF) el pasado 29 de Diciembre de 2019 en el Diario Oficial de la Federación, se estableció el mecanismo para aplicar en materia del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las plataformas tecnológicas prestadoras directas de servicios digitales a receptores ubicados en territorio nacional, sin establecimiento permanente en el país, tienen hasta el 30 de junio para cumplir con los requisitos de las fracciones I y VI del artículo 18-D del IVA, y a partir del 1 de junio deberán emitir comprobantes que de manera expresa y por separado muestren el impuesto, así como cobrarlo, de eso tratan los avisos de estos proveedores de servicios sobre el incremento en su precio.

Plataformas de streaming como Netflix o Spotify están contempladas desde el inicio, bajo un mecanismo general, que en lo especial por tener el trato directo con usuarios, sólo deben cumplir con obligaciones formales de inscripciones, emisión de comprobantes, traslado del impuesto y el pago del mismo al fisco. El mencionado precepto, en relación los transitorios tercero y cuarto establecen un lapso para cumplir con tales obligaciones a más tardar el 30 de junio, por lo que están anunciando a sus clientes el incremento en el precio a partir del 1 de Junio, para hacer el entero . Las obligaciones contempladas son las siguientes:

La reforma fiscal para el ejercicio 2020, prevé que los extranjeros que presten servicios de plataformas digitales, tienen las siguientes obligaciones respecto a sus receptores en México:

  1. Inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes.
  2. Ofertar y cobrar, conjuntamente con el precio de sus servicios, en forma expresa y por separado el IVA.
  3. Proporcionar mensualmente al SAT el número de operaciones realizadas, clasificado por tipo de servicios y su precio.
  4. Calcular y pagar mensualmente el IVA correspondiente.
  5. Proporcionar vía electrónica a sus clientes un comprobante de pago con el IVA separado, cuando lo solicite el receptor.
  6. Designar ante el SAT un representante legal y un domicilio para efectos de notificación y vigilancia del cumplimiento de las obligaciones.
  7. Obtener su firma electrónica avanzada.

La Ley del IVA en el Capítulo III Bis  “De la prestación de servicios digitales por residentes en el extranjero sin establecimiento en México”, se establece que los receptores de los servicios podrán acreditar el impuesto, siempre que cumplan con los requisitos que establece la propia Ley, con excepción de la obtención de un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), de acuerdo con el artículo 18-F de la Ley. Para lo anterior, se deben emitir con los requisitos previstos en la regla 12.1.4. de la RMF, siendo los siguientes:

  1. Denominación o razón social del emisor.
  2. Ciudad y país en el que se expide.
  3. Clave de registro tributario de quien lo expide.
  4. Precio o valor de la contraprestación por el servicio, sin incluir el IVA.
  5. IVA del servicio.
  6. Concepto o descripción del servicio.
  7. Fecha de expedición y período que ampara la contraprestación.
  8. Clave en el RFC del receptor.

Entonces, respecto a la emisión del comprobante no debe ser uno que cumpla con todos los requisitos de un CFDI detallando el cobro del IVA y el servicio prestado, sino el que cumpla con lo mencionado en dicha regla.

Además, para finalizar, el IVA en transacciones digitales, también se tiene el tema del régimen para efectos de Impuesto sobre la Renta (ISR), pero este va dirigido a quienes obtengan o generan ingresos a raíz de estas plataformas digitales, operando como intermediarios entre las plataformas tecnológicas y el usuario final, tal es caso de los vendedores en Mercado Libre o los conductores y repartidores de Uber y DiDi, por ejemplo. En conclusión, en ambos gravámenes no aplica una tributación directa a las plataformas, sino que se trata de un incremento en el costo, con el IVA, y en el caso de ISR, es para quienes ponen su esfuerzo en esas aplicaciones; no existe una consecuencia económica real para las plataformas digitales.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario: