José Carlos Delgado Monrroy Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Comercial y de la Empresa por la Universidad Panamericana, Campus Guadalajara; y Socio de la firma «Degalcorp»
José Carlos Delgado Monrroy Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Comercial y de la Empresa por la Universidad Panamericana, Campus Guadalajara; y Socio de la firma «Degalcorp»

Independientemente del el futuro de la salida del Reino Unido de la Comunidad Europea, el primer tema a mencionar es que sucederá con aquellas que resolvió  la oficina de propiedad intelectual de la Unión Europea (EUIPO), pues la Comisión publicó su posición de cómo gestionarse en caso de concretarse el «Brexit». Hoy tomando en base una artículo de la «Revista de la OMPI», donde se relata el proceso que se vivió para determinar si la palabra «Brexit» podía tener derecho de propiedad intelectual, situación que termino hasta la resolución de un recurso interpuesto antes la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea.

Se determinó que el término «Brexit» es susceptible de protección de como una marca por su característica de signo distintivo, a pesar que desde su inicio fue unos de los argumentos parar rechazar su registro, «carecer de carácter distintivo» de acuerdo con su artículo 7.1b del Reglamento (EU) 2017/10101 y ser contraria al orden público o a las buenas costumbre, artículo 7.1.f del mismo ordenamiento.

Sala del Recuso de la EUIPO, consideró que sería inmoral si es contraria a las buenas costumbres, independientemente del momento del movimiento político y social prevalecientes al momento de presentarse las solicitudes. A lo que reflexionó y señala la carencia de esta situación, pues en nada interfiere ni refleja afectación alguna. Incluso, el rechazar los trámites realizados,- por cierto, se trataba de la solicitud como marca para una bebida energética y cigarrillos eléctricos-, se traduciría en una contravención al artículo 11 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el artículo 10 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales.

Por lo señalado en el párrafo anterior la Sala resolutora determino textualmente lo siguiente[1]: “BREXIT no es una provocación ni una incitación a cometer delitos o alterar el orden público, al igual que no es un símbolo de terrorismo, opresión o discriminación de ningún tipo.  Tampoco es sinónimo de conflicto social.  “BREXIT” tampoco representa odio, sexismo, racismo ni nada parecido, y no es un término obsceno ni indecente.  Obviamente, el Brexit es un tema polémico.  Sin embargo, si se utiliza el término para denominar una marca de cigarrillos, cerveza o zumo de frutas, el mensaje político y extremadamente controvertido se evapora con humorismo.  El significado polémico desaparece cuando se utiliza como una marca que hace referencia al origen comercial de dichos productos”. Lo anterior nos sirve para reforzar el alcance de protección en el ámbito de marcas, pues e trata de un signo distinto que permite distinguir productos o servicios de entre una diversidad existentes.

No sobra señalar que en la misma publicación se resalta que el término «Brexit» no es ni pretende señalar como un fórmula de «Made in Britain», pues de lo contrario así de claro debiera ser, ante lo que estamos presente es a un juego de palabras, que efectivamente si tiene su carácter distintivo, por lo cual fueron aceptadas las solicitud hacia los productos mencionados.


[1] https://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2017/06/article_0007.html

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here