Arturo Accio Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública, Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho por la Universidad de Guadalajara; actualmente, es socio de la firma de consultoría “ASMX Group”.

De acuerdo con el artículo 185 de la Ley del Impuesto Sobre la Rentan (ISR) prevé una serie de estímulos fiscales para las personas físicas, consistes en deducir de sus ingresos acumulables en el ejercicio fiscal, bajo cualquiera de las siguientes opciones:

  • Depósitos en cuentas personales especiales para el ahorro. Se consideran como tales, cualquier depósito o inversión en una institución de crédito, siempre que se manifieste por escrito a la institución, que el depósito o la inversión se efectúa en los términos del artículo 185 de la Ley del ISR y la institución bancaria registre en la documentación comprobatoria respectiva la leyenda “se constituye en los términos del artículo 185 de la Ley del Impuesto sobre la Renta”, de acuerdo con el artículo 303 del Reglamento de la Ley del ISR.
  • Pagos de primas de contratos de seguro. Deben estar basado en planes de pensiones relacionados con la edad, la jubilación o el retiro; pero, si también se asegura la vida, no procederá su deducción en la proporción que representa la prima del componente de vida.

De acuerdo con artículo 304 del Reglamento de la Ley del ISR algunos de los requisitos a cumplir por los contratos de estas primas son:

  • Contener la leyenda del artículo 185 de la Ley del ISR y ser celebrados exclusivamente con instituciones de seguros facultadas para practicar en seguros la operación de vida;
  • Los planes de pensiones contratados, deberán ser individuales, cubrir el riesgo de sobrevivencia y estar basados en anualidades diferidas, pudiendo amparar los riesgos de invalidez o fallecimiento del asegurado;
  • Los planes deberán estar vigentes desde la fecha de contratación y hasta el inicio del beneficio de la pensión, siempre por periodos superiores a cinco años;
  • La edad de jubilación o retiro en el plan no podrá ser inferior a 65 años; y
  • En caso de fallecimiento del asegurado antes de su jubilación, se podrá incluir el beneficio de devolución de reservas.

Además, en estos planes se podrá comprender el beneficio de anticipación de anualidades en los casos de invalidez o fallecimiento del asegurado; e igualmente, se podrá prever el pago de rentas por viudez u orfandad en el caso de muerte del asegurado.

  • Adquisición de acciones de sociedades de inversión. Su custodia compete a la sociedad, se limita a que no puedan ser enajenadas a terceros, reembolsadas o recompradas por la sociedad, antes de haber transcurrido un plazo de cinco años, con la excepción del fallecimiento del titular de las acciones.

En general, cualquiera de estas opciones o una mezcla de las tres, el monto máximo deducible en el ejercicio es de $152,000.00. Estos pagos pueden realizarse durante el ejercicio en el que se pretenda hacer la deducción o a más tardar el día en que la persona física presente la declaración anual, en este caso, para incluirlos como una deducción en la declaración de 2020.

No se debe olvidar que, las cantidades disminuidas por estos conceptos, serán ingresos acumulables en el ejercicio en que sean recibidas o retiradas de la cuenta personal especial para el ahorro, del contrato de seguro de que se trate o de la sociedad de inversión de la que se hubieran adquirido las acciones, según corresponda.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here