Mario Rizo Rivas
Contador Público Certificado y Maestro en Impuestos. Socio Director de Salles, Sainz–Grant
Thornton, S.C., oficina de
Guadalajara y Presidente
del Colegio de Contadores Públicos de Guadalajara, A.C.
Twitter: @mariorizofiscal

Los seres humanos llevan siglos contándose historias. Antes de que las personas aprendieran a escribir, el conocimiento se difundía oralmente: los mitos, las leyendas, los valores y las creencias de los seres humanos se transmitían de memoria y de boca en boca.

«Encanto» es una película de Disney que nos divierte y nos hace reflexionar. ¿Por qué esta cinta puede ser tomada como la historia de una empresa familiar? Veamos:

1. Pilar de la comunidad. Los Madrigal, que tienen poderes mágicos gracias a un cirio encantado, ponen sus habilidades al servicio del pueblo donde viven. Cada uno de ellos tiene un deber, tanto con la familia como con su comunidad, y su valor como personas se basa en lo que pueden aportar a su familia y a su pueblo.

2. Matriarca inflexible. Alma Madrigal, la jefa de la familia, es quien toma las decisiones y decide cómo es que sus hijos y nietos deben disponer de dichas habilidades para ayudar a su comunidad. Sin embargo, las decisiones de Alma no siempre son las más atinadas, pues no toma en cuenta los deseos o aspiraciones de su familia. Por lo tanto, la relación con ésta no siempre es la mejor. Dolores vive bajo el estrés total de fallar; Isabela reprime su verdadera identidad para cumplir con su imagen de perfección, Mirabel se siente relegada, etcétera.

3. Luisa, la que todo lo puede. Este personaje ha resonado mucho tanto con latinoamericanos como con estadounidenses. El poder de Luisa es la superfuerza. Ella representa la figura del hijo mayor, del que normalmente se tienen las expectativas más altas y del que se espera que siempre cumpla, sin importar las circunstancias. Una metáfora también del sucesor que vive con la presión de llenar los zapatos de su antecesor. La gran preocupación de Luis es: ¿cuál es mi valor como persona si dejo de ser infalible?, o ¿estoy cargando demasiado peso que no me corresponde?

4. Isabela, la perfección andando. Isabela es la otra cara de la misma moneda. Alma prácticamente le ha arreglado un matrimonio, algo que Isabela no quiere, pero no se rebela, pues es por el bien de la familia. Cansada de ser siempre perfecta, Isabela desea desesperadamente expresar sus propios deseos e intereses, cosa que hace gracias a Maribel. Isabela me recuerda a aquel joven que no quiere trabajar en la empresa familiar, pero cede ante la presión de sus padres.

5. Bruno, la oveja negra. Al principio, la película nos da a entender que Bruno es el villano de la película: tiene el poder de la clarividencia, el problema es que todas sus profecías son trágicas y siempre se cumplen. Parece que la familia piensa que las visiones de Bruno son de mala suerte, y que, si no las tuviera, no pasaría nada malo. Para mí, Bruno representa a la generación de la familia que tiene una visión diferente, que detecta los problemas antes de que se vuelvan una crisis, pero que la familia ignora porque no desean cambiar el «status quo» del que disfrutan, y por eso lo califican como ave de mal agüero.

6. Antonio, el futuro de la familia. Antonio es, si no me equivoco, la tercera generación de la familia Madrigal, y la esperanza para continuar su legado. Su don es hablar con los animales, pero la continuidad de su don se pone en peligro cuando Maribel tiene una visión muy particular, un sueño donde observa que toda su familia pierde sus poderes mágicos. Antonio representa esa generación de la familia empresaria a la que muy pocas empresas llegan, pues, alrededor del mundo, ni siquiera el 20% de los negocios familiares alcanzan la tercera generación.

7. El poder de Mirabel es la empatía. Esta película de Disney es notable porque no tiene un villano. El gran rival de la protagonista es la tradición. Maribel, que no tiene poderes mágicos, se enfrenta a Alma, pero lo hace de una forma poco convencional: conociéndola, dialogando con ella. Para muchos latinoamericanos, este es un suceso excepcional, pues sabemos que las generaciones más adultas no son precisamente las más comunicativas. Sin embargo, durante toda la película, Maribel se dedica a conocer a sus familiares, entenderlos, y es a través del diálogo y no de la violencia como empieza a entender el problema que amenaza a su familia, y es así como puede empezar a sanarla.

Maribel (si no te esforzaras tanto, no estorbarías siempre), la que parecería ser el miembro de la familia más débil al no tener poderes, resulta ser la más valiente. Es la representante de la generación que rompe los esquemas de la tradición familiar.

Print Friendly, PDF & Email