José Bonificacio Serrano Rojo Licenciado en Contaduría por la Universidad de Guadalajara, en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), y es Consultor Fiscal de la firma “ASMX Group, S.C.”

En general los patrones se encuentran obligados a cubrir las cuotas del seguro de Riesgos de Trabajo (RT) durante el primer año de registro ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Cuando un patrón se registra ante debe autoclasificarse de acuerdo con la actividad que desarrolla en el catálogo previsto en el artículo 196 del RACERF, a fin de conocer la división, grupo económico, fracción, clase, y prima media con la que cotizará en el Seguro de RT.

No sobra decir que, si se cambia de actividad, o se incorpora a una nueva; compra algún activo o realiza cualquier acto de enajenación, arrendamiento, nuevamente debe autoclasificarse e informar tal situación al IMSS y pagar las cuotas del seguro. En los años subsecuentes al registro inicial o de la reclasificación, es una obligación revisar su siniestralidad –tomando en cuenta los casos de riesgos de trabajo sucedidos en su personal–, para determinar si permanecen en la misma prima, o si se aumenta o disminuye, de acuerdo con el artítuclo 32 del Reglamento de la Ley del Seguro Social en materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización (RACERF).

Empresas de menos de diez trabajadores pueden optar por presentar la declaración respectiva o cubrirán las cuotas del seguro de riesgos de trabajo con la prima media de su clase

Al efecto el artículo 32, fracciones II y III del RACERF establece que, la siniestralidad se obtendrá con base en los casos de riesgos de trabajo terminados durante el periodo comprendido entre el primero de enero y el treinta y uno de diciembre del año de que se trate, y los patrones deberán presentar al IMSS la nueva prima de riesgos durante el mes de febrero, hasta el día veintiocho, misma que estará vigente del primero de marzo de dos mil trece al veintiocho de febrero de dos mil catorce. Cabe señalar que de conformidad a lo establecido en la Ley del Seguro Social (LSS) no se tomarán en cuenta para la siniestralidad de las empresas, los accidentes que ocurran a los trabajadores al trasladarse de su domicilio al centro de labores o viceversa (en el trayecto). Un riesgo de trabajo inicia cuando el trabajador que ha sufrido un accidente laboral o presenta síntomas de una enfermedad profesional, y acude ante el IMSS para su atención médica, y se considera que terminó cuando el propio IMSS emite el dictamen de alta por riesgo de trabajo, o en su caso el dictamen de incapacidad permanente o de defunción por riesgo de trabajo.

En el caso de las empresas de menos de diez trabajadores, esta pueden optar por presentar la declaración respectiva o cubrirán las cuotas del seguro de riesgos de trabajo con la prima media de su clase, de conformidad al artículo 72 de la LSS último párrafo. En este sentido resulta conveniente aplicar esta disposición cuando el patrón tuvo casos de riesgos de trabajo que le incrementen su prima por arriba de la prima media que le corresponde, pues de esta forma puede continuar cotizando en la prima media. Para aquellos en que la prima determinada para el año se ubique por debajo de la prima media que les corresponde, independientemente de haber tenido accidentes de trabajo o no, será conveniente preparar y presentar la declaración de riesgo, pues de esta manera su prima se mantendrá por debajo de la media.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here