Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; Diplomado en Estudios Avanzados
en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y fue catedrático de la
Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE» Twitter: @RCEmx

Las Normas Oficiales Mexicanas NOM-035-STPS-2018, “Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención”, cuyo objetivo es fijar las reglas para la identificación, el análisis, y la prevención de los factores de riesgo psicosocial; y la NOM-036-1-STPS-2018, “Factores de riesgo ergonómico en el Trabajo-Identificación, análisis, prevención y control”. Parte 1: Manejo manual de cargas, establecen diversas obligaciones patronales y obreras, encaminadas al cuidado de la salud física y psicológica del sector obrero, en el ámbito del trabajo.

El Reglamento Interior de Trabajo (RIT) contempla los lineamientos técnicos para tener una sana relación en el centro de trabajo, lo importante es que permiten contemplar regulaciones que no deben ser integrados en las estipulaciones de los contratos individuales o en los colectivos de trabajo. De acuerdo con lo previsto en el 423, fracciones I, II y III de la Ley Federal del Trabajo (LFT), se pueden disponer regulaciones de las conductas que se esperan de ambas partes, entre otros: 

  • Horarios y lugares para descansos y alimentos;
  • Sistemas de registro de asistencia y reportes de actividades;
  • Protocolos de limpieza y desinfección de las zonas de trabajo;
  • Cuidados en los herramentales, uniformes, y en general de la maquinaria;
  • Uso de los equipos de trabajo para prevenir los riesgos profesionales; y
  • Infracciones y sanciones correspondientes.

Por ese contenido es recomendable que mucho del contenido de ambas NOM sean reguladas en el RIT, sin que por esto se considere como un exceso a la restricción estipulada en el segundo párrafo del artículo 422 de la LFT.  De manera personal recomiendo, entre algunas otras aplicaciones más, contemplar dentro de los aparatados del RIT lo siguiente:

  • Obligatoriedad de exámenes médicos para todo el personal, en especial los contenidos en ambas Normas;
  • Establecer conductas activas o prohibitivas que involucren cuidados en el ámbito de la seguridad e higiene laboral del centro de trabajo;
  • Contemplar como una obligación la limpieza de área de trabajo, instrumental y maquinaria en general; incluso, el empleo de desinfectantes;
  • Regular el procedimiento para la prevención de accidentes, o en su caso, de cómo proceder en caso de que acontezca uno;
  • Crear un buzón de sugerencia anónimo para mejora continua en las áreas de trabajo, y en los instrumentales para mejorar el ambiente y el cuidado de los trabajadores; y
  • Contemplar conductas infractoras relacionadas con el cumplimiento de las NOM y sus sanciones para lograr su observancia, siempre apegadas a la fracción X del artículo 423 y al 47, ambos de la LFT.

Es importante que, una vez que se actualiza o elabore el RIT con lo anterior por parte de la Comisión Mixta respectiva, previamente constituida; éste sea depositado ante la Junta de Conciliación y Arbitraje competente, en tanto entren en funciones el Centro Federal de Conciliación y Registros Laborales, para enseguida se difunda entre todo el personal, máximo dentro de los ocho días siguientes a su depósito.

Entonces, los cuidados y conductas que se impongan a los trabajadores derivados de las NOM mediante el RIT pueden implicar, desde la imposición de las medidas disciplinarias, hasta la rescisión de la relación laboral. En especial cuando el trabajador comprometa la seguridad del centro o y de quienes estén en él, bien sea por no acatar las medidas preventivas o abstenerse de seguir los procedimientos indicados con el fin de evitar accidentes o enfermedades.

En conclusión, con independencia de que se cree un conjunto de lineamientos dentro del RIF que generen una fuente de obligaciones para el cumplimiento de la NOM, se pude procurara una mejor observancia de la cultura de salud y salubridad laboral en el entorno de trabajo, así se lograra cumplir con los extremos buscados, proteger la integridad de los integrantes, desde su salud psicológicas hasta su integridad física, y en consecuencia, el beneficio para los empresarios será la existencia de un ambiente sano para el desarrollo de sus actividades y se traducirá en una mejora en la productividad del empresariado.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here