Mario Rizo Rivas
Contador Público Certificado y Maestro en Impuestos. Socio Director de Salles, Sainz–Grant Thornton, S.C., oficina de Guadalajara y Presidente del Colegio de Contadores Públicos de Guadalajara, A.C. Twitter: @mariorizofiscal

El término de punto de equilibrio le resulta familiar para algunos empresarios y directivos que cuentan con nociones contables y financieras. Sin embargo, su potencial valía en la toma de decisiones, no es del todo muy conocida. La mayoría de los usuarios de este indicador, lo aplican como parte de una prueba general de finanzas, remontándose su aplicación a una simple división, en la que intervienen 3 elementos; los costos y gastos fijos, los costos y gastos variables y los ingresos por ventas netas. 

“Compra sólo lo necesario, no lo conveniente. Lo innecesario, aunque cueste un solo céntimo, es caro”. Séneca

El control de ingresos y gastos es quizá ese primer paso fundamental y vital para tomarse las finanzas de cualquier tipo de empresa. Si tuvieran que marcar el inicio de un camino para mejorar este paso es el indicado para empezar. Da igual si tienes una empresa chica, mediana o grande y los objetivos quieras lograr, la base para arrancar debe ser muy clara y sólida partiendo de tu capacidad de generar ingresos.

Hablemos por ejemplo de uno de los grandes objetivos que se suelen marcar a primeros de año: quiero incrementar mi utilidad de operación del 10% al 14%. Como objetivo es retador, pero es importante y vital realizar unos pasos previos para conseguirlo y uno de ellos es saber tus ingresos y gastos y cuando se producen.

Si realmente no sabes lo que ingresas y lo que gastas difícilmente podrás definir objetivos de eficiencia o de ahorro realistas y todo ello te va a llevar a frustración por no alcanzar ese objetivo que te has propuesto. Así que esta práctica es un cimiento totalmente imprescindible para tus finanzas.

“Una cosa es tener dinero y otra ser rico. Para ser rico hay que saber de finanzas, de otro modo el dinero se evapora”. Francisco Alcaide

Medir las finanzas es totalmente imprescindible, pero te voy a enumerar algunos de los principales beneficios del control de ingresos y gastos.

El dinero en épocas normales ingresa de manera constante, pero ¿parece evaporarse? Sí, hay algo disfuncional. El desorden financiero en las empresas nacionales es una de las constantes más riesgosas para la rentabilidad, ¿cómo frenarlo.?  En época de crisis lo primero que se complica es el manejo del flujo de efectivo por las entradas de efectivo disminuyen en forma significativa algunos giros hasta el 80% de sus ventas normales o más.

Un caos. Generalmente, ése el estado que guardan las finanzas en las empresas en México, pequeñas y medianas —familiares en su mayoría, según el INEGI.

El flujo de efectivo se administra a través de esquemas más inclinados a lo subjetivo, o a ciertas costumbres que reflejan la propia estructura y cultura familiar. La falta de rigor en las finanzas es la principal carencia y afecta en consecuencia, a todas las decisiones que deben tomarse en un negocio y más común en la Pymes de carácter familiar.

Para cortar de raíz la mala práctica, es necesario el impulso en la institucionalización de las empresas de la familiar y generar la información apropiada para tener elecciones acertadas. ¿Cómo?  A partir de nuestros propios datos.

•          Enfrentando las resistencias

El primer paso es afrontar los vicios en la administración tradicional a los que se ha acostumbrado la empresa familiar. Es común, por ejemplo, que el manejo financiero esté supeditado a las decisiones unilaterales de uno de los miembros, que pocas veces se encuentra capacitado para hacerlo en forma profesional e institucional.

Al respecto, la institucionalización de la empresa se torna fundamental para apoyar la descentralización de la información financiera. Ésta se debe llevar a la práctica a través de las determinaciones de los órganos de gobierno corporativo y la implementación de herramientas como el protocolo familiar —que delimiten responsabilidades de los miembros—. También, es indispensable que la administración del efectivo sea a partir de información real, confiable y oportuna.

Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco. En este mundo, ninguna cosa es cierta salvo la muerte y los impuestos. Benjamin Franklin

•          A ordenar los números: el estado de resultados

“La inteligencia resuelve problemas y produce dinero. Dinero sin inteligencia financiera es dinero que se pierde rápidamente”. Robert Kiyosaki

Para saber cómo gastar lo que tienes debes conocer cuánto posee empresa. Por lo tanto, lo siguiente es iniciar un registro que genere un estado de resultados. El estado de resultados es una herramienta esencial para determinar la situación de nuestra empresa; se trata de un estado financiero básico que incluye todos los movimientos de dinero que acontecen día a día en la empresa durante un periodo específico (ya sea anual, mensual o trimestral).

•          La meta: la rentabilidad

“Si quieres ser rico no aprendas solamente a saber cómo se gana, sino también cómo se invierte”. Benjamín Franklin

Una vez que se obtenga la información de las finanzas a través del estado financiero, lo siguiente es interpretarla para darle utilidad. Es decir, entender cómo conciliar el dinero entrante con los egresos y establecer con cuánto dinero se dispone para gastar en el propio negocio para obtener más ganancias a corto, mediano y largo plazo.

Ya que producir o comercializar productos o servicios tiene un costo, hay que garantizar de las ventas, el porcentaje necesario para cubrir todos esos gastos imponderables sin los cuales es imposible fabricar los productos o generar los servicios de la empresa: insumos, mano de obra, gastos relativos a la maquinaria.

Al restar estos costos de los ingresos se obtiene el margen de utilidad bruta. Sólo conociendo esta cantidad es posible tomar decisiones de mediano y largo plazo en relación con qué tanto es posible gastar en sueldos, honorarios, publicidad, rentas, seguros, capacitación, gastos de viaje, combustibles y otros gastos de la empresa: la rentabilidad operativa.

En este punto se encuentra el equilibrio fundamental para armonizar los números de la empresa: para conocer cuánto es viable retornar al negocio, hay que garantizar la cobertura de los pasivos a corto plazo y medir si cada inversión está significando un ingreso.

Al desglosar todos los ingresos y gastos habrás definido el flujo de dinero que entra y sale de tu empresa. Posiblemente puedas sorprenderte de la cantidad de efectivo que manejas en un periodo, esto es una sensación normal sobre todo en las primeras veces que haces este ejercicio financiero o dicho de otro modo, en palabras de Dave Ramsey: “Construir riqueza es un maratón, no una carrera”.

La utilización de herramientas financieras como la rotación de inventarios, el punto de equilibrio y el análisis comparativo de tendencias, no debe ser considerada exclusiva de las grandes empresas, su uso y aplicación puede emplearse con la misma efectividad para las pequeñas y medianas empresas, que buscan ser más competitivas, eficientes, rentables y productivas. “Nunca serás rico si tus gastos exceden a tus ingresos; y nunca serás pobre si tus ingresos superan a tus gastos”. Thomas Chandler

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here