Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos; cursa el Especialidad en Gestión de
Riesgos, Fraude y Blanqueo por Ealde Business School; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

TikTok: @consejeroempresarial
Twitter: @RCEmx

De inicio podemos señalar que es una prestación de origen constitucional con la que todos los patrones están obligados a cumplir a sus empleados; sólo cuando la entidad no hubiera obtenidos utilidades, es decir, hubiera perdido en un ejercicio fiscal, no hay reparto.

Este será el último ejercicio que será entregando conforme a la base tradicional determinada conforme al artículo 9 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR). Actualmente, se aplica a la base anterior el 10 por ciento, a partir del 2022 derivado de la reforma laboral del pasado 23 de abril, se crean dos modalidades para el cálculo; la primera, de acuerdo con un límite de tres meses de salario; o en la segunda, en base al promedio de la participación recibida en los últimos tres años; de las dos anteriores se aplicará el monto que resulte más favorable al trabajador.

De acuerdo con el artículo 122 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) se establece que el reparto de utilidades entre los trabajadores se entregará en un plazo máximo de sesenta días contados a partir de la fecha en que se debe presentar la declaración anual del Impuesto Sobre la Renta, aplica de acuerdo al vencimiento dependiendo si es una persona física o una moral.

Lo anterior es de la siguiente forma, tomando en cuenta que si la fecha límite de presentación de la declaración para personas morales es a más tardar el 31 de marzo, entonces el plazo para pagar la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de la empresa (PTU) es el día 30 de mayo. Para las personas físicas el plazo máximo de pago 30 de junio, pero con la extensión de su declaración anual del ISR, será más tardar el día 29 de mayo.

Del personal que tiene a su cargo, recibirán reparto de utilidades quienes se participaron durante el ejercicio fiscal que se generó esa utilidad:

• Trabajadores de planta;
• Trabajadores eventuales;
• Ex-trabajadores que hubieran laborado al menos 60 días durante el año fiscal que terminó; y
• Trabajadores con incapacidad, esto incluye al periodo de maternidad.

Ahora, el mismo ordenamiento en su artículo 127 de la LFT contempla que los siguientes empleados no tienen derecho a recibir el pago alguno por este concepto:

• Directores, administradores y gerentes generales;
• Socios y accionistas;
• Trabajadores eventuales que hayan laborado menos de 60 días;
• Profesionistas que hayan sido contratados bajo un esquema de pago por honorarios, ya que no hay una relación de trabajo de subordinado; y
• Trabajadores domésticos.

Si un trabajador no exige su derecho a recibir el pago o no se presenta durante el año después que puede hacerlo, el importe respectivo o participación no reclamada se adicionará a la del siguiente año, esto es, formará parte de la cantidad a repartir en el siguiente ejercicio fiscal. Sólo destaco que, éste término genérico debe considerarse el cuál ésta previsto en el artículo 516 de la Ley Federal del Trabajo, pero debe tenerse los elementos necesario para demostrar que se notificó fehacientemente al trabajador, o a su beneficiario, la resolución de la comisión mixta para participación de los trabajadores en el reparto de utilidades en la empresa.

De manera general, la cantidad a pagar por éste derecho se divide en dos partes; una de acuerdo con al número de días trabajados por todos los trabajadores, sin tomar en cuenta el salario, buscando el factor que tiene cada uno, y se multiplicará esa mitad de PTU, así se obtiene esta primera parte; y la segunda, es en proporción a los salarios devengados durante el año sin tomar en cuenta los bonos, gratificaciones y cualquier otro tipo de ingreso extra, buscando el factor correspondiente en lo individual de cada trabajador, mismo que se multiplicará por la otra mitad de PTU. Una vez obtenidos los dos resultados se suman, resultando así el total que respectivo para cada uno de los empleados.

De acuerdo al artículo 126 de la LFT, las empresas que están exceptuadas de pagar la PTU son aquellas que:

• Son de nueva creación y que se encuentran en su primer año de funcionamiento.
• Empresas que sean nuevas y que estén dedicadas a crear un producto nuevo. Esta medida es aplicable durante los primeros dos años de vida de la organización.
• Compañías nuevas que pertenezcan a la industria de extracción y que se encuentren durante el período de exploración.
• Instituciones de asistencia privada que realizan actividades con fines humanitarios y sin búsqueda de lucro.
• Instituciones descentralizadas con fines culturales, de asistencia o de beneficencia, como el Instituto Mexicano del Seguro Social.
• Organizaciones con un capital menor del fijado por la Secretaría de Trabajo y Previsión Social de acuerdo a la industria correspondiente.

Finalmente, no se compensarán los años de pérdida de utilidades con los de ganancia, y el pago de la PTU no debe considerarse como parte del salario.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here