Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara;
Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización para Ejecutivos, S.C.; Diplomado en Estudios Avanzados y Doctorando en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana y del Instituto de Especialización para Ejecutivos, S.C. Twitter: @RCEmx

Dentro de las deducciones personales a que se tiene derecho a deducir en su declaración anual son los honorarios médicos y gastos hospitalarios, de acuerdo con el texto de la fracción I del artículo 151 fracción I de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR) al establecer como deducción personal: “Los pagos por honorarios médicos y dentales, así como los gastos hospitalarios, efectuados por el contribuyente para sí, para su cónyuge o para la persona con quien viva en concubinato y para sus ascendientes o descendientes en línea recta, siempre que dichas personas no perciban durante el año de calendario ingresos en cantidad igual o superior a la que resulte de calcular el salario mínimo general del área geográfica del contribuyente elevado al año, y se efectúen mediante cheque nominativo del contribuyente, transferencias electrónicas de fondos, desde cuentas abiertas a nombre del contribuyente en instituciones que componen el sistema financiero y las entidades que para tal efecto autorice el Banco de México o mediante tarjeta de crédito, de débito, o de servicios”. Para aquellos que cuentan con una póliza de seguro de gastos médicos están cubiertos en este tipo de gastos, salvo por pago del “deducible” que es un monto máximo que el asegurado debe pagar de su propio bolsillo, que en muchas ocasiones es menor a las erogación del servicio, mismo que se encuentra estipulado en las pólizas o contratos correspondientes, bien sea en una cantidad fija de dinero o un porcentaje específico.

Ahora bien, sobre el tema el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene un criterio normativo muy preocupante, pues mediante su contenido lo contempla que no se puede tratar de una deducción personal de la referida fracción I del precepto en análisis, el cual se transcribe a continuación:

Criterio 55/ISR/N Deducible del seguro de gastos médicos. No es una deducción personal.

El artículo 151, fracciones I y VI de la Ley del ISR establece como deducciones personales los pagos por honorarios médicos, dentales, por servicios profesionales en materia de psicología y nutrición prestados por personas con título profesional legamente expedido y registrado por las autoridades educativas competentes, así como los gastos hospitalarios, y las primas por seguros de gastos médicos.

En el contrato de seguro la compañía aseguradora se obliga, mediante una prima, a resarcir un daño o a pagar una suma de dinero; asimismo, el contratante del seguro está obligado a pagar el deducible estipulado en dicho contrato de conformidad con lo dispuesto por los artículos 1 y 86 de la Ley sobre el Contrato de Seguro.

Por lo tanto, el pago del deducible del seguro de gastos médicos no es un gasto médico, ni es una prima por concepto de dicho seguro, en virtud de que son erogaciones realizadas como una contraprestación de los servicios otorgados por la compañía aseguradora de conformidad con la Ley sobre el Contrato de Seguro y por ello, no podrán considerarse como una deducción personal para efectos del ISR.

Origen Primer antecedente
117/2001/ISR Oficio 325-SAT-A-31373 de 12 de diciembre de 2001. Compilación de Criterios Normativos. Se dan a conocer criterios.

La postura de la autoridad es que el pago del deducible no es un gasto médico ni una prima, y señala que es una contraprestación de los servicios de la aseguradora de acuerdo con los artículos 1o. y 86 de la Ley sobre el Contrato de Seguro, a lo que no estoy de acuerdo, pues del texto de los mencionados preceptos no se desprenden que se trata de una contraprestación a favor del asegurado distinta de los gastos médicos protegidos, cabe destacar que inclusive, se paga directamente al hospital y no a la aseguradora. Por lo tanto, se debe tener cuidado al momento de la emisión del concepto dentro del comprobante fiscal para evitar una primera confusión formal, pero lo más importante es el fondo, pues se trata de un pago que ampara servicios médicos que, por razones prácticas, no se pueden desglosar por su total para igualar la cantidad del pago sólo lo correspondiente al deducible, pero esto no le cambia ni le quita su origen de gasto médico deducible.

No podemos pasar por alto que la finalidad de la deducción personal en particular es conferir o generar posiciones preferenciales, en este caso porque tiene por objeto la atención de su salud y su pago le permitió la plena satisfacción de sus necesidades de orden primario, mismo pensamiento asentado en la tesis de rubro: PAGOS POR DEDUCIBLE Y COASEGURO DEL SEGURO DE GASTOS MÉDICOS MAYORES. SON DEDUCCIONES PERSONALES, EN TÉRMINOS DEL ARTÍCULO 176, FRACCIÓN I, DE LA LEY DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA ABROGADA, emitida por el Primer Tribunal  Colegiado  en materia administrativa del Tercer Circuito, visible en Semanario Judicial de la Federación. Décima Época, Materia Administrativa,  Tesis III.1o.A.35 A (10a.), Tesis Aislada, Registro 2013519,  viernes 20 de enero de 2017 10:21 h. Por lo tanto, el monto establecido como deducible derivado de la contratación de un seguro de gastos médicos mayores, proviene del objeto directo del acuerdo entre la aseguradora y el asegurado, en el sentido de que aquella se obliga, mediante el pago de una prima, a resarcir un daño o a pagar una suma de dinero por erogaciones médicas protegidas, y que aquel se compromete a pagar tanto éstas primas como el deducible contenido contrato, de conformidad con los artículos 1o. y 86 de la Ley sobre el Contrato de Seguro.

Estamos ante un criterio normativo del SAT, que en la práctica se emplea para el rechazo de este tipo de deducciones, aunque es controvertible como se puede apreciar del contenido de la citada tesis aislada, por lo que se debe evaluar el costo-beneficio de una acción de esta naturaleza. Sin embargo, la autoridad debe flexibilizarse al respecto, pues es concreto el alcance de la deducción personal por concepto de gastos médicos.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here