Adrián Alfonso Paredes Santana

Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara;
Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización
para Ejecutivos; Diplomado en Estudios Avanzados
en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la
Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para
Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»

Twitter: @RCEmx

Recordando que su origen se encuentra en  las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) dentro de los planes de recomendaciones conocidos como BEPS, en especial en su Acción 12 que la falta de información sobre las estrategias de planeación fiscal agresiva, es uno de los principales retos para las autoridades fiscales.

En las reformas para 2020, se hizo mención en que el objetivo principal del régimen de revelación es la transparencia al proporcionar la información oportuna acerca de esquemas agresivos y de planeación fiscal, para así identificar a los contribuyentes beneficiarios y a los promotores de estos.

De conformidad con el artículo 197 del Código Fiscal de la Federación (CFF),  los asesores fiscales se encuentran obligados a revelar los esquemas reportables generalizados y personalizados; quienes se encargan del diseño, comercialización, organización, implementación o administración de la totalidad de un esquema reportable que será empleado y comercializado de manera general, de manera directa o a través de terceros.

Es en primer orden una obligación es a cargo de los asesores fiscales, pero existen casos en los que los contribuyentes deben ser quienes reportan los esquemas, cuando:

  • El asesor fiscal no le proporcione el número de identificación, ni le otorgue una constancia que señale que el esquema no es reportable;
  • El esquema reportable haya sido diseñado, organizado, implementado y administrado por el contribuyente.
  • El contribuyente obtenga beneficios fiscales en país de un esquema reportable que haya sido diseñado, comercializado, organizado, implementado o administrado por una persona que no se considera asesor fiscal;
  • El asesor fiscal sea un residente en el extranjero sin establecimiento permanente en territorio nacional, o cuando teniéndolo, las actividades atribuibles a dicho establecimiento permanente no sean aquellas realizadas por un asesor fiscal conforme al artículo 197 del CFF;
  • Exista un impedimento legal para que el asesor fiscal revele el esquema reportable; y
  • Exista un acuerdo entre el asesor fiscal y el contribuyente para que sea este último el obligado a revelarlo.

Es importante recordar que de conformidad con la fracción II del artículo octavo transitorio del CFF, los plazos previstos para cumplir con las obligaciones del nuevo Título del CFF, empezaron a computarse a partir del 1o. de enero de 2021; pero, están obligados a revelar aquellos que comenzaron en el año 2020, o con anterioridad a dicho año, cuando alguno de sus efectos fiscales quede comprendidos en éste.

Ahora bien, de conformidad con las reglas para su presentación los contribuyentes o asesores fiscales deberán presentar la “Declaración informativa para revelar esquemas reportables generalizados y personalizados”, de conformidad con lo establecido en la ficha de trámite 98/CFF. “Declaración informativa para revelar esquemas reportables generalizados y personalizados”, contenida en el Anexo 1-A de la Resolución Miscelánea Fiscal.

Finalmente, cuando una vez reportado exista cualquier modificación, corrección o actualización a la información y documentación reportada, se deberá presentar la declaración informativa complementaria para revelar modificaciones a esquemas reportables generalizados y personalizados.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here