Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización
para Ejecutivos; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la
Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para
Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

Si un contribuyente recibe una herencia o vende un inmueble debe declararse esos ingresos, de lo contrario, seguramente tendrá problemas con sus obligaciones fiscales. De acuerdo con los artículos 90 y penúltimo párrafo, del 150 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), se tiene la obligación de informar en la declaración anual lo siguiente:

  1. Premios, préstamos y donativos.- Cuando se obtengan ingresos únicamente por estos conceptos que en lo individual o en su conjunto excedan de $600,000, de acuerdo al segundo párrafo de la LISR.
  2. Herencias, legados y enajenación de casa habitación.- Siempre que la suma total sea superior a $500,000 pesos.
  3. Viáticos.- Cuando sean superiores a $500,000 pesos y represente más del 10% del total de los sueldos y salarios percibidos.

Es a través del análisis de la declaración anual que la autoridad fiscal coteja que las erogaciones de las personas sean congruentes con sus ingresos, por ende, no informar en la declaración que se recibieron estos conceptos, puede ser detectado que estas gastando más de lo que generas, lo que se considera una discrepancia fiscal, que tiene sus consecuencias administrativas hasta penales. Teniendo como inicial consecuencia la generación de una base presunta, en el primer caso, o bien, bases imponibles precisas, ambas traerán consigo la determinación de contribuciones omitidas y sus accesorios.

Ahora, respecto a la no información de herencia, legados y enajenación de casa habitación, el artículo 150 establece en su primer párrafo que las personas físicas que obtengan ingresos en un año de calendario, a excepción de los exentos y de aquéllos por los que se haya pagado impuesto definitivo, están obligadas a pagar su impuesto anual mediante declaración que presentarán en el mes de abril del año siguiente, ante las oficinas autorizadas, de aquí se desprende la obligación que sólo deben presentar declaración aquellos que ingresos gravados.

Sin embargo, del mismo precepto en su tercer párrafo se establece la obligación de presentar declaración quienes en ejercicio que se declara hayan obtenido ingresos totales, incluyendo por los que no se esté obligado al pago de este impuesto -exento- y por los que se pagó el impuesto definitivo, superiores a $500,000 deberán declarar la totalidad de sus ingresos, incluidos aquéllos por los que no se esté obligado al pago de este impuesto en los términos de las fracciones XVII, XIX, inciso a) y XXII del artículo 93 y por los que se haya pagado impuesto definitivo en los términos del artículo 138 de la misma. Por ende, la consecuencia en estos casos es que la autoridad realice actos de fiscalización sobre las cantidades no declaradas, por lo que no sólo se podrían resultar a cargo contribuciones, pero de seguro sanciones.

Finalmente, respecto a los viáticos, la fracción XVII, del artículo 93 de la Ley del ISR, refiere a que se trata de ingresos exentos para la persona física que los reciba, si solo si, sean erogados en servicio del patrón y se comprueba esta circunstancia con los comprobantes respectivos; de lo contrario, de acuerdo con el sexto párrafo del artículo 90, sería un ingreso acumulable, dejando a un lado en éste espacio los efectos para quien los proporciono acerca de su deducibilidad.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here