Es un tema importante dentro de la reforma contra la subcontratación, pues existen sociedades que prestan servicios complementarios a su grupo

A partir de la reforma en materia de subcontratación laboral, publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 23 de abril de 2021, entre sus misceláneos se encontraba una adición de un nuevo artículo en el Código Fiscal de la Federación (CFF) el artículo 15-D del CFF, tomando en consideración que el punto para lograr su efectividad es restar efectos fiscales de deducción o acreditamiento, a cualquier operación que se trate de contraprestaciones realizados por concepto de subcontratación de personal, cuando se para desempeñar actividades relacionadas con el objeto social de la contratante, así como con su actividad económica preponderante.

Conforme a su último párrafo, los servicios u obras complementarias o compartidas prestadas entre empresas de un mismo grupo empresarial, también serán considerados como especializados siempre y cuando no formen parte del objeto social ni de la actividad económica preponderante de la empresa que los reciba, por lo que, resulta importante poder definir el alcance de este concepto de “Grupo Empresarial”.

Para esto es importante referirnos a la Ley que regula esta figura de la subcontratación, esto es, a la Ley Federal del Trabajo, en donde encontramos de forma puntal el señalamiento en el último párrafo del artículo 13, el cual señala que, parafraseando un poco, los prestados entre empresas de un mismo grupo empresarial serán considerados como especializados, con la condición de que no sean parte del objeto social ni de la actividad económica preponderante de la empresa receptora de los mismo; pero, lo más importante es la remisión expresa que realiza para definir el concepto al artículo 2, fracción X de la Ley del Mercado de Valores.

No huelga señalar que, en otras leyes se trata al grupo empresarial como entidades con partes relacionadas, sea la Ley del Impuesto Sobre la Renta; de igual forma la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (LFPIORPI) también emite una delimitación al respecto; y finalmente, también se considerarán como grupo empresarial a los grupos financieros constituidos conforme a la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras.

Entonces, para el tema de servicio complementarios o compartidos dentro de un grupo empresarial, por este último debemos tener en cuenta dentro de la definición cuando existe una situación de control: (i) existencia de control y; (ii) existe entre las entidades que conforman el grupo una unidad de propósito y dirección. Lo que se presenta cuando la existencia y actividades de todas las entidades que conforman el grupo persiguen la consecución de un fin u objetivo determinado por la controladora, debido a la dirección que impone sobre el grupo de compañías (controladas) e independientemente del desarrollo individual del objeto social de cada una.

Así, en conclusión de acuerdo con la Ley Federal de Trabajo para definir el “Grupo Empresarial” se debe remitir de manera directa a la Ley del Mercado de Valores, entendiendo que existe unidad de propósito y dirección cuándo se dan o se cumplen ciertos criterios siguientes: (i) cuando existen políticas, planes, principios económicos, financieros o guías que deben cumplir una o más compañías y que influyen en las decisiones de éstas y; (ii) cuando las decisiones de la matriz afectan las compañías controladas. Por tanto, los prestados entre empresas de un mismo grupo empresarial serán considerados como especializados, y deberá de cumplirse con todas las formalidades establecidas para cualquier otra, incluso, hasta su inscripción en el Registro de prestadoras de servicios especializados u obras especializadas (REPSE).

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here