Adrián Sachiel Paredes Cruz
Estudiante de Derecho, en la Universidad de Guadalajara. Director de contenido en el portal www.coem.mx

La Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial (LFPPI) define una marca como todo signo visible que identifique a determinados productos o servicios de otros de su misma especie o clase dentro de un mercado. Este elemento permite a sus consumidores identificar a uno en particular de toda la oferta existente.

Al momento de inicia runa negocio, es importante que también elijas una marca para que comienzas de una manera uniforme y consistente, para lo cual debes tener en cuenta que la Ley considera ciertas limitantes, mismas que al momento de elegir debes considerar, no se podrá:

  • Utilizar nombres, seudónimos, firmas y retratos de personas, sin consentimiento del interesado o de sus familiares
  • Nombres técnicos o de uso común de los productos o servicios que pretenden ampararse;
  • Traducción de otros idiomas, la variación ortográfica caprichosa o la construcción artificial de palabras no registrables; y
  • Las que imiten signos oficiales de control o garantía, sin contar con la autorización respectiva; o monedas, billetes de banco, monedas conmemorativas o cualquier medio oficial de pago nacional o extranjero.

Elegidos los elementos integrantes de tu marca, seguimos con la solicitud de registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), sea por vía electrónica o presencial en sus oficinas; en ambos casos, debe establecer que tipo marca vas a registrar, entre los siguientes tipos:

  • Figurativa;
  • Nominativa;
  • Mixta (figurativa y nominativa); o
  • Tridimensional.

Ingresada la solicitud se procederá por parte del IMPI a llevar a cabo un análisis de forma y fondo; el primero consiste en la revisión sistemática del llenado de la solicitud correspondiente; y en el segundo, se revisara la existencia de posibles impedimentos para conceder el registro de la marca propuesta a trámite, como puede ser que:

  • Sea idéntica o semejante en grado de confusión a otra presentada con anterioridad, o a una registrada y vigente;
  • Se trate de formas tridimensionales de dominio público; y
  • Se empleen palabras que necesitan una autorización.

Cuando se encuentre alguna de las irregularidades anteriores en el llenado de la solicitud o impidan su registro, se te notificará para que manifiestes lo que a tu derecho convenga.

Finalmente, una vez entregado el registro de tu marca, recuerda que tiene una vigencia de 10 años, contados a partir de la fecha de su presentación ante el IMPI  y podrá renovarse por periodos de la misma duración.

 

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here