Mario Rizo Rivas
Contador Público Certificado y Maestro en
Impuestos. Socio Director
de Salles, Sainz–Grant
Thornton, S.C., oficina de
Guadalajara y Presidente
del Colegio de
Contadores Públicos de
Guadalajara, A.C.
Twitter: @mariorizofiscal

El COVID no solo es una pandemia que afecta la salud de todo el mundo. Ha demostrado que también puede causar graves estragos en la economía, la dinámica de la rutina ya establecida, la educación, la forma en que trabajamos. Y, sobre todo, pone bajo la lupa la importancia que tienen las acciones individuales frente a las colectivas: lo que uno puede hacer para contener un peligro afectará a cientos de personas cuyo rostro todavía ni conocemos.

Dentro de todos los retos a los que nos enfrentamos en este momento, la solidaridad es una de las más apremiantes. Además de ayudar al amigo emprendedor o autoempleado, que sabemos está viéndoselas difícil porque sus ventas han bajado, en adición a las acciones que el gobierno pone en marcha para tratar de impulsar a los que no tienen un negocio formal, y sumado a los esfuerzos que podemos hacer para consumir productos y servicios que no provienen de transnacionales que se permiten —y deberían— cerrar o disminuir sus ventas, está el papel de los jefes.

En 2018, se pronosticaba que el 80 % de los trabajos podrían ya realizarse bajo el modelo de home office para este año, pues gracias a un estudio publicado en El Heraldo de México Citrix, ya se pronosticaba que este formato crecía en popularidad, tanto por los estilos de vida de nuevas generaciones, como por las exigencias que la vida laboral promedio presenta. Sin embargo, no todos los sectores ni todos los trabajadores tienen la posibilidad de laborar desde casa. Ya sea por la infraestructura en la que se mueven (los que son parte de la industria de la producción de materias primas y manufactura) o, por otro lado, están dentro de los servicios como los bancos o dependencias de gobierno. ¿Será momento de repensar la forma en que se prestan algunos de estos servicios? Seguro. Cuando pase esta etapa tan crítica sería de locos que no surgieran cambios significativos, tanto en beneficio de los que no cuentan ahora con prestaciones, sindicatos y beneficios básicos, como para aquellos que han descubierto cómo simplificar, por ejemplo, trámites burocráticos.

Pero lo urgente no deja tiempo para lo importante. Así que si tú o alguien que conoces no puede darse el lujo de cumplir con su trabajo desde casa, es importante que tener a la mano algunos consejos para que, al ir a su oficina, esté protegido para cuidar su propia salud y la de todos los demás.

Lo básico

  • Lavarse las manos frecuentemente

El virus del COVID se transmite cuando entramos en contacto con las gotículas que un infectado dispara cuando tose o estornuda y luego tocarnos la cara de manera inconsciente. Por eso es importante invertir 20 segundos para lavarnos las manos con agua y jabón, cada vez que sea posible.

  • Toser o estornudar cubriéndonos el rostro con el codo o un pañuelo

Esto deberíamos hacerlo todo el tiempo, sin embargo, una pandemia nos lo tuvo que recordar: si nos cubrimos la boca con la mano al estornudar, lo que tocamos recibe el virus. Si nos tapamos con el codo o un pañuelo desechable, es más seguro.

  • Distanciamiento social

Puede sonar exagerado, pero no sentirás lo mismo si alguien estornuda justo detrás de ti en la fila del banco. Así se evita que se propague el virus y respetamos el espacio personal del otro.

  • Evitar tocarse el rostro, los ojos, la nariz

Esto previene que, si no has tenido oportunidad de lavarte las manos o al menos usar desinfectante con base de alcohol, no te contagies a ti mismo después de usar el transporte público, por ejemplo.

  • Buscar información oficial y confirmada

La más complicada de todas: las cadenas por WhatsApp, los estados de Facebook alarmistas y las historias que le pasan al «amigo de un amigo del vecino que vive junto a mi primo» no ayudan en absoluto. Los medios de información están haciendo un esfuerzo para desmentir rumores o noticias falsas, así que, por el momento, no pongamos mucha atención a las cadenas de nuestras tías y solo comuniquemos noticias oficiales.

Lo extra

  • No salgas si no es necesario

Poco a poco los gobiernos federal y estatal han tomado medidas, pero en verdad es importante considerar si esa salida al restaurant o centro comercial necesaria, o si mejor te quedas en casa cuando no tienes que ir a trabajar.

  • Olvídate de las reglas de etiqueta

Adiós a los saludos de mano o de beso con los amigos y colegas. Sé que varios se sentirán aliviados al dejar esta presión social de lado, aunque otros sentirán que hace falta el contacto humano. De cualquier modo: evítalo como medida de precaución.

  • Limpia tus teléfonos, teclados, mouse, silla y escritorio de manera frecuente

Los lugares más sucios y posibles transmisores de enfermedades no se encuentran en el baño, sino en los lugares que más usas. Lo mismo con tu oficina. Al llegar, limpia con toallas desinfectantes lo que usas a diario y protégete.

  • Hay muchas formas de ser un héroe

Médicos, enfermeros, personal de instituciones de salud, policías y todos los que siguen trabajando para mantener los servicios básicos (recolección de basura, suministro de luz, agua, internet, gas, etc) son héroes. Pero eso no quiere decir que no puedes hacer nada desde tu trinchera. Haz lo que tienes que hacer para que tú y tu familia pasen de la mejor manera esta crisis, sin embargo, también recuerda que la salud de tu comunidad empieza contigo es mejor forma de contribuir. 

El camino no ha sido fácil. Y es posible esta tercera ola requiera de toda nuestra energía, inteligencia y paciencia, así que es mejor no gastarnos desde ya. Esto también pasará y todos trabajaremos juntos para levantarnos. Como siempre lo hemos hecho. No bajemos la guardia estamos cerca de derrotar a este poderoso virus pero solo lo podremos hacer si cada uno pone su peña pero grande aportación vacunándonos y respetando las reglas básicas.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here