Jackelin Lemus Estudiante de la Licenciatura de Derecho y Ciencias Jurídicas en UNID Guadalajara Fundadora y Coordinadora General en Educando por Sonrisas A.C Twitter: @lemus_jackelin

En la actualidad uno de los proyectos más ambiciosos de la informática es la inteligencia artificial; este fenómeno ha sido muy polémico debido a sus ventajas y desventajas tan contrastantes que ofrece.

 Antes de continuar con el punto medular recordemos que “la inteligencia artificial es una disciplina que intenta reproducir las funciones cognitivas humanas como el razonamiento, la memoria, el juicio o la decisión para depositar una parte de esas facultades a los ordenadores y que estos a su vez generen actividades similares a las realizadas por el hombre”.

Durante años, el uso de maquinaria sofisticada dentro del sector industrial ha sido de gran utilidad pues se desahogan tareas de forma eficaz, ahorran tiempo de producción y repercuten de manera positiva en los gastos de la empresa ya que evitan el pago de impuestos y de cuotas obrero-patronales, por eso es más atractivo para las grandes industrias invertir en tecnología de primera, que en mano de obra.

En una entrevista con el sitio de información económica Quartz Bill Gates, fundador de Microsoft, una de las empresas más importantes del mundo advirtió que en los próximos 20 años habrá una cantidad importante de actividades en las que los humanos van a ser reemplazados por los robots, por lo que considera necesario tener políticas que respondan a estas circunstancias.

¿En qué objetivos deben enfocarse los gobiernos?

Sin duda, es necesario que se tomen cartas en el asunto respecto a dos ejes de gran impacto: el primero se enfatiza en buscar alternativas que permitan al ser humano desempeñarse en actividades de su naturaleza y evitar el desempleo y el segundo eje pero no menos importante radica en refundar la fiscalidad a fin de poder regular procesos de digitalización que hoy en día no producen ningún gravamen.

Mediante una metodología enfocada en la tecnología y el empleo, el Banco Mundial estimó que el porcentaje de empleos en riesgo de desaparecer es alarmante. Tan sólo en países como Argentina (65%), India (69%) y China (77%) se aprecia que más de la mitad de los empleos que tienen que ver con la implementación  de la inteligencia artificial se verán afectados.

Gates hace un llamado a los gobiernos para que opten por la creación de impuestos que puedan aplicarse a estos “robots” o en su defecto sugiere se realice una modificación a los impuestos tradicionales, ya que es imposible regirnos bajo normas que están muy lejos de una “realidad globalizada y digitalmente avanzada”. Asimismo considera que la adopción de la automatización debe ser más lenta, por cuestión tributaria y porque se debe crear una estrategia que gestione el proceso de desplazamiento de trabajadores en un rango amplio de empleos.

El impuesto a los robots permitiría financiar el entrenamiento de las personas laboralmente desplazadas por la automatización para que puedan ampliarse los servicios sociales en temas educativos y de cuidado a sectores vulnerables como lo son los ancianos y las personas con discapacidad, debido a que no existe máquina que pueda igualar la empatía y la sensibilidad humana.

Apostándole a la construcción de una sociedad responsable y a una contribución justa por parte de los grandes corporativos, Bill Gates sostiene que esta situación no es para alarmarse, al contrario, a partir de esto el gobierno jugaría un papel fundamental en la lucha contra la desigualdad, con la ventaja de que si aplican estos impuestos dispondrá de los recursos para actuar, una vez que decida cómo quiere usar esos fondos.

Definitivamente nos encontramos ante una revolución digital que obliga al gobierno, a la sociedad y a las empresas a transformar la forma en que estas actúan. Si de verdad se busca una estabilidad en cada eje mencionado, es importante tomar en cuenta que los cambios deben ser progresivos y objetivos, a fin de mantener la seguridad laboral para los trabajadores y en el caso de los gobiernos, buscar la obtención de ingresos necesarios para contribuir de forma satisfactoria ante las necesidades que enfrentan sus países, esto contemplando un gasto eficiente, sustentable y de alto impacto.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here