Luis Germain Luna Benavides
Licenciado en Administración Financiera por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Master en Business Analytics por la University of Kent Inglaterra y Director de Tecnologías en MKTi Marketin, S.A. de C.V..

El auge de las redes sociales, la computación en la nube y el análisis masivo de datos (o big data) son tres cosas que han llegado para quedarse. La aceptación y difusión de estas tecnologías afectará todos los aspectos de nuestras vidas de un modo u otro, incluyendo la forma en que individuos, empresas e incluso países manejan sus finanzas. Por su naturaleza basada en datos, la disponibilidad de información y lo propensa que son de ser objeto de optimización, las vuelve una de las disciplinas que sufrirá los cambios más notorios conforme maduran estas tres nuevas tecnologías. En la presente colaboración detallaré las tres tendencias, que vendrán a cambiar la forma en que todos manejamos el dinero y creamos riqueza.

1. Social Trading
Cuando queremos invertir nuestro dinero en las bolsas de valores o en el tipo de cambio, es necesario acercarnos a una Casa de Bolsa y paguemos una comisión para cubrir los gastos de administración, las licencias de trading y las lujosas oficinas que suelen tener este tipo de empresas. Por lo general, nos da acceso a una pequeña cantidad de fondos de inversión, de los cuales, tenemos muy poca idea de qué es lo que los analistas deciden comprar y vender con nuestro dinero; y en muchas ocasiones ni siquiera sabemos si sus analistas residen en nuestro país, si son un grupo especializado contratado directamente o simplemente fueron subcontratados para armar un fondo, así deslindarse de las responsabilidades y del mantenimiento del mismo.

En años recientes, ha surgido una nueva tendencia de trading conocida como “Social Trading”, la cual es, en pocas palabras, una red social de inversionistas, pero en lugar de compartir fotografías y links de artículos, como lo haría un usuario de Facebook o Twitter, los usuarios comparten estrategias, consejos y las últimas órdenes que han realizado en los mercados financieros, todo en vivo. En las plataformas en línea más desarrolladas (como www.etoro.com) la misma red social muestra el movimiento de los precios de diferentes activos financieros e incluso permite comprar y vender acciones desde la red social.

Otra cualidad muy interesante de este tipo de redes es que si no se tiene experiencia como trader, la red social permite copiar las estrategias de otros traders exitosos que han hecho públicos sus movimientos de compra y venta. De este modo, los inversionistas novatos tienen la oportunidad de armar un portafolio de personas, más que un portafolio de acciones. Esto da a los inversionistas la libertad y transparencia de elegir y saber exactamente cómo se estará manejando su dinero. Esto es una piedra en el zapato para las casas de bolsa actuales, ya que los inversionistas pueden saltar al intermediario y ejecutar directamente órdenes de compra y venta en los mercados financieros (y así evitar pagar comisiones tan altas), todo esto, junto con una mayor disponibilidad de su dinero y con una trasparencia que una casa de bolsa nunca podría igualar.

2. Big Data y las finanzas personalizadas
Big Data es un término bastante amplio que hasta cierto punto ha perdido su significado. Definiendo en pocas palabras, es el análisis de datos cuando estos no caben en una sola computadora y se requiere de técnicas especiales para analizarlos. La manera en que este tema afectará a las finanzas en un futuro cercano es mediante la personalización de productos financieros. Su fin último es desarrollar un “Data Product” o “Producto de datos”, que no es más que una herramienta que, al haber analizado un inmenso volumen de información, puede ser utilizada para entender un problema, resolverlo y optimizarlo. Los productos financieros son, en esencia, un Data Product, es un conjunto de información analizada que se ha resumido en un entregable llamado fondo, portafolio, crédito o cobertura; estos productos, como los productos físicos, han sido empacados y comercializados.

El Big Data viene a revolucionar el diseño de los productos financieros a través de dos aspectos fundamentales: uno es la cantidad de datos disponibles hoy en día, y el segundo, son los avances en técnicas de análisis de datos. Las empresas de servicios financieros tienen la posibilidad de tomar información de búsquedas en línea, páginas de noticias, indicadores económicos y en ocasiones, hasta perfiles de redes sociales de manera instantánea para crear productos financieros únicos para cada uno de sus clientes.

Esta tecnología todavía está en pañales, incluso en los países más desarrollados. Y aunque es verdad que puede traer beneficios tanto a los proveedores de servicios financieros como a los clientes, ya comienzan a surgir preocupaciones sobre la confidencialidad de las personas y sobre el lado humano, que trae consigo, el permitir que los recursos y el futuro financiero de un negocio o de una familia dependan de lo que dicta un algoritmo.

3. Automatización Financiera

A un nivel más alto de la personalización que provee, nos encontramos con la automatización financiera. La principal diferencia entre la personalización y la automatización reside en la respuesta a una pregunta: si ya tengo un sistema que entiende y me ayuda a tomar decisiones financieras, ¿por qué no dejo que el sistema tome las decisiones por mí de una vez? Grandes empresas internacionales como Google, Facebook, IBM, Microsoft y más de un puñado de Casas de Bolsa ya se han hecho esta pregunta, y en años recientes, han invertido miles de millones de dólares en la adquisición de empresas desarrolladoras de inteligencia artificial y en el desarrollo de sus propios departamentos de investigación.

A pesar de que suene como de película, la inteligencia artificial en la actualidad está a punto de revolucionar la vida como la conocemos (así como lo hizo el internet). Ya desde el 2011 más del 60% de las órdenes de compra y venta en los mercados financieros son efectuadas por algoritmos computacionales, no por humanos. Aunque esta tecnología pueda ser beneficiosa, dejar que una computadora sin verdadero entendimiento de lo que sus decisiones representan y el ver a los mercados financieros sólo como un sistema del cual extraer utilidad (y no como una forma de intercambiar y proteger recursos como realmente deben ser vistos) es algo que los desarrolladores y el público deben tener en mente para poder construir economías más sanas y justas.

El reto hoy en día
Por curioso que parezca, el desarrollo de estas nuevas tecnologías no trae consigo problemas técnicos o de índole completamente financiera, al contrario, trae consigo a la mesa temas de ética, moral y del papel que realmente debemos tomar en el sistema económico del que todos somos parte. Aunque aún faltan algunos años para que sea más evidente el efecto que esto tendrá en la forma en que manejamos nuestro dinero, es necesario que mantengamos la mente abierta y estar atentos para adaptarnos a un mundo cada vez más cambiante.

Print Friendly

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here