Adrián Sachiel Paredes Cruz Estudiante de Derecho, en el Centro Universitario Tonalá, de la Universidad de Guadalajara. Pasante del área corporativa del la firma «Degalcorp Abogados» adrian.paredes@degalcorp.com

La tácita reconducción es una institución que afecta a los contratos de arrendamientos, y aunque se parece a la prórroga del contrato, si se produce el arrendatario va a poder continuar disfrutando de la cosa arrendada, realmente prevalece la relación. De igual suerte los efectos fiscales de las mejoras efectuadas por el arrendatario, tanto para este como un deducción por inversiones como un ingresos acumulable para el arrendador sólo hasta que terminote la relación, situación que hasta el momento no acontece en un supuesto como éste.

En relación con el tema, recientemente la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente a través del Criterio Normativo 23/2020/CTN/CS-SASEN analiza lo que sucede en los casos en que el contrato subsiste, aunque sólo fue para efectos del tratamiento de la deducción de mejoras, empleando una interpretación en sentido contrario podemos arribar a la conclusión de cuando se debe aplicar como ingreso acumulable para el arrendador.

El criterio toma en consideración lo señalado por el artículo 36, fracción VI, de la Ley de Impuesto sobre la Renta, las inversiones efectuadas en construcciones, instalaciones o mejoras permanentes en activos fijos propiedad de terceros que, en términos de contratos de arrendamiento o concesión queden a beneficio del arrendador; en primera el arrendatario podrá deducirlos por concepto de inversión, a partir de la fecha de celebración del contrato se podrán deducir conforme a la siguiente forma:

  • Hasta un 5% cada ejercicio fiscal; y
  • El saldo pendiente, en su caso, cuando concluya el contrato.

Ahora bien, el saldo pendiente por deducir de las mejoras se podrá deducir en la declaración del ejercicio en que concluya el contrato de arrendamiento, y  en el mismo ejercicio el arrendador tendrá que considerar como otro ingreso acumulable.

En conclusión, el criterio de la Procuraduría señala que para efectos de los contratos de arrendamiento, si el acto jurídico subsiste materialmente, esto es, sea porque se encuentra aún en vigencia, o bien por la configuración de una tácita reconducción, no resulta procedente la deducción anticipada del saldo pendiente por redimir; y además, no se puede llegar a una acumulación del ingreso por parte del arrendador en la declaración del ejercicio; esto ocurrirá hasta el terminación total de la relación contractual.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here