Ramiro Aguirre Pérez
Abogado por la Universidad de Guadalajara y Especialista en Derecho Tributario por la Escuela Libre de Derecho. Tiene un diplomado en Derecho Fiscal internacional por la Universidad de Leiden, Holanda. Socio fundador de Aguirre Asociados.

El régimen aludido tuvo cambios significativos para 2022 –principalmente en
personas físicas– respecto al límite de ingresos anuales, la exención de pago de
Impuesto Sobre la Renta (ISR), entre otras cuestiones. A continuación se
detallarán y comentarán tales modificaciones.

Personas físicas.

La manera de tributar de las personas físicas “AGAPES” ha sido extraña desde
2014, pues sus reglas se encontraban en el Título II de la Ley del Impuesto Sobre
la Renta (LISR) –relativo a las personas morales–.

Tales contribuyentes, ya no tendrán un régimen fiscal para actividades primarias;
tendrán que migrar obligatoriamente al Régimen Simplificado de Confianza
(RESICO), sin embargo, existen diversos requisitos para poder tributar en este
régimen; los más importantes son:

No tener ingresos superiores a 3.5 millones anuales.- Para calcular este
importe, el contribuyente no considerará los ingresos obtenidos por: i)
enajenación de casa habitación; ii) Donativos [que cumplan ciertos
requisitos]; iii) transmisión de propiedad de bienes por causa de muerte,
donación o fusión de sociedades; iv) primas de antigüedad, retiro e
indemnizaciones; v) adquisición por prescripción; vi) obtención de premios;
vii) intereses moratorios, indemnizaciones por perjuicios y los ingresos
derivados de cláusulas penales o convencionales; y viii) planes personales
de retiro. Lo anterior de acuerdo con la Resolución Miscelánea Fiscal 2022
(RMF22).

No ser socios, accionistas o integrantes de personas morales.- Existen dos
casos en que tales contribuyentes sí pueden envestir tal carácter: i) persona
moral sin fines de lucro que tribute en términos del Título III LISR y no
reciba utilidades ni remanentes distribuibles; y ii) sociedad cooperativa de
producción que se dedique a actividades de agricultura, ganadería, pesca y
silvicultura. Lo anterior de acuerdo con la RMF22.

Respecto a este último requisito, el Consejo Nacional Agropecuario (CNA),
comentó que este punto será un problema para los pequeños productores del
sector primario, ya que la gran mayoría pertenece a una unión de crédito o a

asociaciones agrícolas, principalmente con el objetivo de comprar equipamiento,
mover el ganado o acceder a sistemas de riego.

Asimismo, al ser la factura o CFDI uno de los puntos torales del RESICO al
momento de calcular el ISR, para algunos pequeños productores podría ser un
obstáculo debido a que viven en zonas donde no tienen acceso a los servicios
básicos.

Al respecto, el CNA comentó que “Definitivamente es un obstáculo, lejos de
simplificar al pequeño productor le están poniendo mayores condiciones. En
primer lugar le van a encarecer su operación porque va a tener que invertir en un
tercero que le genere los CFDI y quien no pueda hacerlo tiene la alternativa de
que el SAT provee una plataforma donde emiten los CFDI, pero es burocrática e
inoperante”.

Con relación a la exención del pago de ISR por este tipo de actividades, hasta
2021 un productor del sector primario con hasta 1.3 millones anuales no pagaba
ISR, sin embargo, con el nuevo régimen, sólo quedarán exentos ingresos hasta
$900,000, siempre que la persona física obtenga el 100% de tales ingresos del
sector primario. Por el excedente de tal cantidad pagarán el impuesto que les
resulte según el nuevo régimen.

En línea con lo anterior, sin importar dicha exención, a los contribuyentes
personas físicas que vendan sus productos a personas morales, se les retendrá el
1.25%; además, estos contribuyentes tendrán que presentar declaraciones
mensuales, a diferencia de 2021 donde al estar exento no se presentaban.
Las personas que superen ese monto de ingresos en el año, o bien, que no
cumplan con los requisitos para tributar en el RESICO, tributarán en el Régimen
de Actividades Empresariales y Profesionales de personas físicas, a partir del mes
siguiente a la fecha en que tales ingresos excedan la referida cantidad o se genere
el incumplimiento.

Por último, en caso de incurrir en los anteriores supuestos, las autoridades fiscales
podrán asignar al contribuyente el régimen que le corresponda, sin que medie
solicitud del contribuyente.

Los artículos que contemplan este nuevo régimen para personas físicas AGAPES
son 113-E a 113-J de la LISR.

 Personas morales.
Para este tipo de contribuyentes no hay ningún cambio en su régimen fiscal,
deberán seguir tributando de acuerdo con el Título II, Capítulo VIII de la LISR. Así
pues, aunque existe un nuevo RESICO para personas morales, este no es
aplicable para el sector primario.

Pagos, facturas, avisos y otras cuestiones del RESICO aplicables a personas
físicas AGAPES.

Las personas físicas que de acuerdo a la información de la autoridad fiscal
cumplan con los requisitos del RESICO, serán cambiadas automáticamente al
régimen antes del 31 de enero de 2022; sin embargo, las personas que han
venido tributando en el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) y quieran
permanecer, deberán presentar el Aviso de actualización de actividades
económicas y obligaciones antes de la fecha aludida, de no hacerlo, una vez inicie
el mes próximo, la autoridad fiscal asignará un régimen de acuerdo a las
disposiciones aplicables.

En caso de que los contribuyentes presenten el aviso aludido y posteriormente
quieren cambiar al RESICO en el mismo año, podrán hacerlo siempre que
cumplan con los requisitos, además, si tienen beneficios pendientes del RIF,
podrán aplicar los acreditamientos, deducciones y solicitar en devolución los
saldos a favor que tuvieran pendientes a más tardar en la declaración anual del
ejercicio fiscal 2022.

Los pagos de ISR e IVA son mensuales en este nuevo régimen, sin embargo, se
debe tener presente que la Resolución de Facilidades Administrativas (RFA)
continuará previendo las mismas facilidades que en los años anteriores, siendo los
pagos semestrales una de ellas, para quien cumpla con los requisitos.
Las declaraciones se presentan utilizando las declaraciones en línea prellenadas a
través de la página de Internet del SAT. Quienes se ubiquen en poblaciones o
zonas rurales sin servicios de Internet, deberán acudir al SAT a recibir apoyo.
Como se dijo, en la RFA se prevén facilidades en materia de comprobación de
gastos, de retención de impuestos a trabajadores y de periodicidad de pagos, ente
otras cosas.

Respecto al IVA en alimentos, a partir de 2022 se precisa en la LIVA que el
tratamiento de tasa 0% de impuesto que se aplica a la enajenación de productos
destinados a la alimentación, aplica alimento destinado tanto al consumo humano
como al de animales. Con este cambio se da total certeza jurídica a los
contribuyentes del sector primario.

Por último, a partir de 2022 inicia la vigencia del CFDI versión 4.0, el cual será
obligatorio a partir del 1 de mayo de 2022, junto con el Complemento para
Recepción de Pagos versión 2.0 y la Constancia de Retenciones e Información de
Pagos versión 2.0, por lo que se aconseja verificar si en cada caso particular debe
cumplirse con algún nuevo requisito de CFDI.

Print Friendly, PDF & Email