Arturo Accio Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública, Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho por la Universidad de Guadalajara; actualmente, es socio de la firma de consultoría “ASMX Group”.

Para este año de 2021 el régimen fiscal de las donatarias autorizadas cambio, volviéndose más rígido y restrictivo, todo con la finalidad de que este tipo de entidades no sean empleadas para actividades irregulares. El séptimo párrafo del artículo 80 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) establece que las personas morales y los fideicomisos autorizados para recibir donativos deducibles de impuestos podrán percibir ingresos por actividades distintas a los fines para los que fueron autorizados para recibir dichos donativos, condicionado a que su monto no excedan del 10% de sus ingresos totales en el ejercicio de que se trate.

También, es de destacar que no se consideran ingresos por actividades distintas a los referidos fines, quedando fuera del margen del porcentaje mencionado en el párrafo anterior, los derivados de los siguientes ingresos:

  • Donativos;
  • Apoyos o estímulos proporcionados por la Federación, entidades federativas, o municipios;
  • Enajenación de bienes de su activo fijo o intangible;
  • Cuotas de sus integrantes;
  • Cuotas de recuperación;
  • Intereses, y los rendimientos obtenidos de acciones u otros títulos de crédito, colocados entre el gran público inversionista;
  • Derechos patrimoniales derivados de la propiedad intelectual; y
  • Uso o goce temporal de bienes inmuebles.

En el caso de que sus ingresos no relacionados con los fines para los que fueron autorizadas para recibir dichos donativos excedan del límite señalado, debe pagarse el ISR por el excedente; de conformidad con el sexto párrafo del precepto en cuestión, aplicando la tasa contenida en el artículo 9 de la LISR. Por lo anterior resulta imprescindible clasificar correctamente si los ingresos que se obtengan se consideran o no como distintas a sus actividades autorizadas.

Respecto a lo señalado, la regla 3.10.21. de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2021, precisa que se considerarán cuotas de recuperación, los montos cobrados por las instituciones autorizadas para recibir donativos deducibles por la entrega de bienes o la prestación de servicios, directamente relacionados con el objeto social o fines por los que fue autorizada, mismo que se incluye en la constancia de autorización, siempre que sean menores o iguales a los costos en que se incurra para la generación de los mismos. Las donatarias autorizadas podrán establecer cuotas de recuperación diferenciadas de acuerdo con los estudios socioeconómicos que realicen a sus beneficiarios.

Por tanto, es necesario que las actividades que se realicen y se perciban cuotas de recuperación sean de las descritas en la constancia de autorización para recibir donativos deducibles, para considerarse como tales.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here