Alina Esmeralda Sáenz Aguilar Licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Guadalajara. Asociada de la firma Delgado, Galaviz Corporativo

La MODIFICACIÓN a la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010, Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados-Información comercial y sanitaria, publicada el 5 de abril de 2010. Nos permite realizar un análisis de la realidad de México en cuanto a los índices de obesidad y la pérdida de identidad como un derecho que otorga el Estado a los particulares.

El pasado 27 de marzo se publicó en el Diario Oficial de la federación la modificación de la NOM-051, la cual modifica las condiciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas, en cuanto a información comercial y sanitaria, dicha NOM ha venido a causar revuelo en la sociedad.

Si bien es cierto la modificación de la misma se pretende que sea una medida de prevención y corrección a los altos índices de obesidad ya sea infantil o adulta, debido a que son a alarmantes los índices que México ha reportado en lo últimos años, como profesional adentrada a la Propiedad Intelectual, nos encontramos con un choque de pérdida de identidad de los productos que cualquier empresa que se dedique al rubro de alimentos preenvasados puede tener.

Dicha NOM, entre otros supuestos, establece en su artículo 4.1.5. es las siguientes disposiciones:

“…4.1.5..- Los productos preenvasados que ostenten uno o más sellos de advertencia o la leyenda de edulcorantes, no deben:

a) incluir en la etiqueta personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, elementos interactivos, tales como, juegos visual – espaciales o descargas digitales, que, estando dirigidos a niños, inciten, promueven o fomenten el consumo, compra o elección de productos con exceso de nutrimentos críticos o con edulcorantes, y

b) hacer referencia en la etiqueta a elementos ajenos al mismo con las mismas finalidades del párrafo anterior …”

Con esto se busca que cada uno de los consumidores tengamos conocimiento de las grasas saturadas y azúcares que se consumen en cada alimento, de igual manera tener en cuenta cuando una fórmula contiene edulcorantes o cafeína y asemejarse al consumo recomendado para un menor de edad, pero sobre todo se busca que la población infantil disminuya el consumo de productos por el hecho de su etiquetado atractivo para este mercado.

Sin embargo, como se hace mención en párrafos anteriores ¿no resulta esto una violación a los derechos de Propiedad Intelectual? quizá es una pregunta que debemos plantearnos, sin dejar de tener en cuenta la ley y partir de lo general a lo específico, esto no quiere decir que la postura que tengo como profesional sea que la población infantil se vea afectada, sin embargo, creo que es importante también tener en cuenta que, el posicionamiento de un producto en el mercado, una marca, una proyección de una ventas y muchas veces el posicionamiento de factor estrella de cualquier compañía tiene arraigado un personaje de fácil identificación y atractivo para el consumidor, con la finalidad de que este no realice operaciones mentales con dificultad y pueda distinguir un producto de otro que existe en el mercado.

Dicha norma entra en vigor en abril del siguiente año, por lo que las grandes compañías de alimentos preenvasados cuentan con poco más de un año para tomar las medidas necesarias  para llevar a salvedad a sus empresas y productos reconocidos por personajes de fácil identificación.

El texto transcrito se encuentra en el siguiente link: http://dof.gob.mx/2020/SEECO/NOM_051.pdf

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here