Gerardo Ramírez Organista
Corredor Público 49 de la Plaza del Estado de Jalisco Abogado por la UP Maestro en Derecho Comercial y la Empresa por la UP Egresado de AD2 IPADE
Mediador y Árbitro Certificado por el IJA
Consejero Certificado por el IMMPC
Socio fundador de Ramírez Organista y Asociados

Derivado de los  Medios Alternos de Solución de Conflictos, se celebran acuerdos, contratos y convenios, que permiten materializar lo pactado por las partes y generar mayor seguridad jurídica.  En este artículo me referiré a algunos de ellos, esperando sea de utilidad esta recopilación (NEGOCIACIÓN, CONCILIACIÓN,  MEDIACIÓN Y ARBITRAJE).  

NEGOCIACIÓN 

Las partes, a través de conversaciones por distintos medios, intercambian necesidades, puntos de vista, propuestas y finalmente establecen un convenio o convenios, que permiten plasmar los acuerdos a los que hayan llegado.  Estos convenios, pueden celebrarse con distintas formalidades:

  1. Documento Privado, por escrito.  Esta formalidad constituye un documento de prueba para demostrar la existencia de los acuerdos, y en algunos casos, la formalidad que la ley exige para su validez.  La firma puede ser autógrafa o a través de medios electrónicos, y a su vez, la firma por medios electrónicos puede ser simple o avanzada. 
  1. Ratificado ante Fedatario. Esta formalidad agrega la constancia ante Fedatario de la autenticidad de las firmas y la personalidad con la que comparecen las partes, en el caso de acuerdos celebrados por personas morales.
  2. En Póliza o Escritura Pública.  En este caso, la intervención del Fedatario es más activa, ya que el convenio se celebra ante su fe y genera otros alcances, según la naturaleza del convenio.  Por ejemplo, un convenio en donde las partes se sometan a un procedimiento convencional de ejecución, en caso de incumplimiento, otorguen garantías prendarias o hipotecarias, entre otros.  

CONCILIACIÓN

Las partes, con la ayuda de un Conciliador, quien utiliza un método y diversas herramientas y quien puede sugerir propuestas de solución, detectan las necesidades de cada una y generan propuestas, con la intención de llegar a un convenio, que satisfaga las necesidades materia de conflicto.  El convenio al que lleguen, puede tener distinta naturaleza, según el ámbito en el que se haya celebrado.  Y es que la conciliación, puede ser celebrada ante un Conciliador, en funciones de autoridad, como es el caso del procedimiento conciliatorio ante:  PROFECO, CONDUSEF, JUEZ DE LO CIVIL DE PRIMERA INSTANCIA, CONAMED, JUNTA DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE, etc.  En estos casos, las partes, por ley, deben acudir a la audiencia conciliatoria, si son sujetos a la misma, sin tener la obligación de llegar a un convenio, desde luego.  Sin embargo, en el caso de que lleguen a un convenio, dicho convenio tiene alcance de sentencia ejecutoriada y las partes deberán de cumplirlo, so pena de ejecutarse en distintas vías (según lo establezca cada ley de la materia).  

Si la conciliación se realiza ante conciliador particular (que no es autoridad), las partes deberán acudir de forma voluntaria, ya sea por sometimiento al procedimiento conciliatorio, antes de surgido el conflicto (mediante cláusula o contrato) o una vez surgido el conflicto, a petición de una de las partes o por acuerdo de ambas.  Y el convenio al cual podrán llegar, podría formalizarse como se sugirió hacerlo en la negociación.  Otra forma sería a través de la Conciliación por Conciliador Certificado por el Instituto de Justicia Alternativa del Estado de Jalisco (en el caso de otros Estados, consultar la ley conducente) quien, llevará este procedimiento conciliatorio y en caso de lograr un convenio entre las partes y una vez sancionado por el Instituto de Justicia Alternativa, tendrá fuerza de sentencia ejecutoriada y podrá ejecutarse en vía de apremio, en caso de incumplimiento.  Existen centros o instituciones diversas, que tienen sus reglas de conciliación o mediación y a las cuales, podrán sujetarse las partes.  

MEDIACIÓN

Puede ser ante un Mediador Particular o ante un Mediador Certificado por el Instituto de Justicia Alternativa (caso de Jalisco).  El sometimiento a la mediación puede ser por acuerdo celebrado antes de que exista el conflicto (como parte de un contrato o acuerdo por separado) o una vez surgido el mismo.  En el caso de llegar a un convenio celebrado ante Mediador Certificado y una vez sancionado dicho convenio ante el Instituto, tendrá fuerza de sentencia ejecutoriada y podrá ejecutarse en vía de apremio en caso de incumplimiento.  Existen otros centros o instituciones administradoras de medios alternos, que tienen sus propias reglas de Mediación y habrá que atenderlas, en su caso.  

ARBITRAJE

Nos encontramos ante un procedimiento heterocompositivo, donde el Árbitro o Árbitros, emiten un Laudo que pone fin al procedimiento (no necesariamente al conflicto).  Pero el Laudo determina quién tiene la razón, de acuerdo a los hechos, derecho y pruebas aportadas por las partes.  El Arbitraje puede ser Ad hoc, esto es, siguiendo las reglas de un procedimiento pactado por las partes o Arbitraje Institucional, siguiendo las reglas establecidas por una Institución Administradora de Arbitraje, como es el Colegio de Corredores Públicos del Estado de Jalisco, el Centro de Arbitraje de México o la International Chamber of Commerce, entre otras.   Dicho sea de paso, es recomendable el arbitraje institucional, ya que desde el momento que se pacta el arbitraje, se hace mediante una cláusula modelo, que cumple con los requisitos necesarios para facilitar la implementación del mismo.  En general el procedimiento arbitral, cuenta con reglas de arbitraje, utilizadas en otros procedimientos y que han probado su eficacia.  Por otro lado, cuentan con un listado de árbitros y durante el procedimiento coadyuvan a llevarlo a buen puerto.  

En este paseo por los MASC, hemos visto que existen varios acuerdos, contratos y convenios, desde el acuerdo  en el que se someten a ellos, hasta aquellos en los que las partes resuelven sus conflictos, con los alcances que hemos mencionado a lo largo del presente artículo.  Es así, que aunque insisto en asegurar el poder que tiene un proceso en el que se logre satisfacer las necesidades de las partes, también es importante conocer este el plan B que nos ofrecen los MASC, a través de herramientas, para obligar a las partes a cumplir sus acuerdos cuando no lo hagan voluntariamente.  Es precisamente la posibilidad de generar estos acuerdos y convenios, lo que ha generado gran interés por la utilización de los MASC, sobre todo en el caso de la MEDIACIÓN, que se ha vuelto muy socorrida.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here