Debido a la práctica polémicas de las grandes multinacionales, el G-20 manifiesta su conformidad para este gravamen

Como era de esperarse, pero no por ello deja de ser significativo: el Grupo de los 20 (G-20) ha ratificado el acuerdo suscrito por 136 países en el seno de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) mediante el cual se busca un cambio definitivo en la fiscalidad internacional respecto a las empresas multinacionales de escala global con la introducción de un impuesto global de al menos un 15%, aplicable para las empresas que tengan una facturación de al menos 750 millones de euros.

Los mandatarios en la cumbre del Grupo de los 20 expresaron su “apoyo” a un acuerdo para imponerlo respecto a las empresas globales con la finalidad de desalentar el uso de prácticas contables y fiscales abusivas con el objeto de eludir impuestos en diversas jurisdicciones que generaban sus operaciones para trasladarlas a paraísos fiscales.

Los 136 países integrados en el acuerdo, de los 140 que participaban en las negociaciones son más del 90% del PIB mundial. Los participantes hablaron sobre la propuesta durante la sesión inicial de la cumbre, dijeron funcionarios de Italia. Cada país aplicaría el impuesto mínimo por su cuenta, así elevaría su recaudación.

Un aspecto determinante es que si el Congreso de Estados Unidos aprobará una ley que cumpla con la norma, pues es sede del 28% de las 2 mil multinacionales más grandes del mundo. El objetivo es activar en 2023 la nueva arquitectura fiscal, para garantizar que las multinacionales contribuyan de forma equitativa, y establecer medidas sobre los impuestos a las grandes compañías digitales.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here