Adrián Alfonso Paredes Santana
Licenciado en Contaduría Pública y
en Derecho por la Universidad de Guadalajara; Maestro en Impuestos por el Instituto de Especialización para Ejecutivos; Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho Administrativo por la Universidad San Pablo CEU Madrid y catedrático de la Universidad Panamericana, Instituto de Especialización para Ejecutivos y del Centro de Estudios del Derecho de la Empresa «CEDE»
Twitter: @RCEmx

El tema de BEPS (por sus siglas en inglés, Base Erosion Profit Shiftin) tiene desde 2015 tomando mayor forma. El pasado 8 de septiembre desde que pusieron al Congreso de la Unión la iniciativa de las reformas fiscales para el ejercicio de 2020, las cuales contienen un número muy importante de adecuaciones que provienen del plan de acción BEPS, medidas que cambian sustancialmente el régimen de precios de transferencia en México, por ejemplo, pero tenemos algunas otras que  señalaremos como las más importantes en los siguientes diez puntos:

  1. Como lo hemos analizado se establecen nuevas reglas de establecimiento permanente;
  2. Se establecen las reglas para combatir mecanismos híbridos;
  3. Mejorar y transparentar el tratamiento de pagos entidades extranjeras transparentes y figuras extranjeras;
  4. Tratamiento de ingresos de residentes nacionales o de establecimientos permanentes en México de entidades transparentes y figuras legales extranjeras;
  5. Nuevas reglas sobre los ingresos provenientes de REFIPRES (Regímenes Fiscales Preferentes) que obtienen las entidades financieras controladas;
  6. Limitación a la deducción de intereses, adicional a ya establecida «capitalización delgada»;
  7. Establecimiento de un régimen fiscal especial para la economía digital;
  8. Creación de reglas antiabuso o fraude de ley, esto es, la preeminencia del fondo sobre la forma, para determinar la existencia de la sustancia económica de la operaciones sobre el beneficio fiscal;
  9. Adecuación de las reglas de procedimiento de acuerdo mutuo; y
  10. Empadronamiento de asesores fiscales, y establecimiento de reglas para la revelación de prácticas fiscales agresivas.

Estas reformas fiscales propuestas tienen como encomienda en primer lugar, adecuar diversos ordenamientos en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), específicamente, a los planes de acción BEPS; y en segundo término, aumentar la mayor recaudación de las operaciones de la economía digital, desmotivando operaciones de planeación y elusión fiscal de empresas trasnacionales con medidas que obligan a los contribuyentes y a los asesores a reportar diversas operaciones.

De todas y cada uno de estos puntos, en diversas colaboraciones la Revista Consejero Empresarial, y el portal www.coem.mx se avocará su análisis individual. Recordemos se tratan de iniciativas, pero en especial, a lo tocante a estos puntos por la autoridad supracional que significa la OCDE, es casi seguro que así quedarán, con algunos ajustes quizás, pero nada relevantes. México de esta forma cumplirá con las recomendaciones de esta organización internacional.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here